SergioBorasino
Factor Humano Por Sergio Borasino

Según Harvard Business Review, una restructuración toma entre 3 y 4 años en dar frutos. Un seguimiento a las top 50 Fortune demostró que el efecto en promedio de una restructuración fue disminuir utilidades en 2.6% (Nótese que para estas empresas significa en promedio USD -57 Millones). Para más detalles ver: https://hbr.org/2017/03/restructure-or-reconfigure. Esta nota de opinión busca explicar por qué a pesar de lo anterior, las reestructuraciones ahora son muy comunes en Perú y el mundo. Siguen las razones en orden de importancia desde mi punto de vista:

Ego: Horror a la inacción. Muchas veces lo mejor es hacer nada. Sin embargo, eso no conduce a la paz interior de la mayoría de CEOs. Estos quieren adrenalina, cambios, que su presencia se sienta, dejar huella, mover todo y reordenarlo “mejor”.

Razones más creíbles. Imagínate ser CEO de uno de los principales bancos en Latinoamérica. Tienes que explicarle al Directorio que tus utilidades cayeron en -10%. Que preferirás decir en esa presentación: a) “Las utilidades cayeron en 10%. No hemos hecho nada porque todo se explica por coyuntura del mercado y en los próximos años recuperaremos el nivel anterior”…o b) “Las utilidades cayeron en 10%. Hemos hecho una estructuración que reduce costos en -15%. El problema es del pasado y estamos listos para retomar el rumbo”

Maquiavelismo: Muchos CEOs son como los reyes medievales. Viven tratando de ser reyes y cuando lo logran, viven tratando de seguir siendo el rey. Saben que todo tiene un final. Si te quieres quedar como CEO cuando la empresa tiene que cambiar, ¿no es la mejor estrategia que existe despedir a buena parte de tus reportes directos?… con ese movimiento, concentras mucho know-how y te haces indispensable por unos años.

Efecto placebo. Dependiendo de la persona y la enfermedad, el efecto placebo de las medicinas puede superar el 60% del total del efecto. Al decir “restructuración” hoy se genera un efecto placebo que gatilla un cambio de conducta en los trabajadores, proveedores y en los clientes. Si quieres generar cambios de hábitos en tus trabajadores y/o renegociar con tus proveedores o clientes, hablar de una restructuración ayuda mucho a crear el ambiente propicio.

Rotación: Pasan los años y los trabajadores pierden motivación y baja su productividad. En algunos casos se desactualizan. Una restructuración permite acelerar el proceso de rotación natural.

Confusión semántica: Harvard Business Review diferencia restructuración de reconfiguración. La diferencia va en el dramatismo de los cambios. Una reconfiguración sí presenta data de impacto positivo en menos tiempo. En Perú todo es restructuración… la palabra está de moda.

Hoy, que una empresa pase por una restructuración es común, esperado y en muchos casos hasta bien visto. Quince años atrás, la palabra invocaba la tan temida llegada de una bancarrota. Este cambio que “normaliza” las reestructuraciones, hará que cada vez sean más comunes.

LinkedIn