SergioBorasino
Factor Humano Por Sergio Borasino

Ninguno de los jugadores de la selección peruana de fútbol vio a su país en un mundial antes. No habían nacido en 1982. Nuestro técnico, el tan querido Tigre Ricardo Gareca, nunca fue a un mundial. Nos sacó de México 86 con un gol y luego no lo convocaron. Somos la selección nueva, los novatos. Es por ello, probablemente, por lo que las casas (o sitios web) de apuestas pagan tan alto a los que apuestan por el Perú. José Mourinho, técnico del Manchester United, dice que no pasamos de la primera ronda… (ver video) ¿Se imaginan lo difícil que debe ser para la selección? ¿El temor y la inseguridad que deben sentir?

En las últimas actuaciones, el Perú ha tenido un excelente desempeño. Si vemos sólo la fase de partidos de vuelta de las eliminatorias, el Perú quedó segundo, sólo después de Brasil y por encima de Argentina, Uruguay y Colombia. Los amistosos fueron más que bien. Entonces, ¿por qué las casas de apuestas y la opinión general no nos respaldan?

Brasil 20
Perú 14
Chile 13
Paraguay 12
Bolivia 11
Colombia 10
Uruguay 9
Argentina 9
Venezuela 7
Ecuador 4

Creo que el punto que ven es el temor a que nos empequeñezcamos… nos ganen los nervios, nos de miedo, dejemos de creernos superiores o cuando menos iguales.

Cuando trabajaba para Procter & Gamble en marketing en Latinoamérica, los estudios de mercado nos mostraban una imagen estereotipada del peruano promedio: un pesimista. Así, si después las cosas iban mejor, sería una alegría inesperada, no una tragedia inesperada. El peruano temía más decepciones. Los argentinos eran el contraste intenso. Merecían ganar. Algunos hasta afirman con convicción que Dios es Argentino. Esto fue en el 2001. Las cosas cambiaron. Por lo menos para los peruanos.

Nuestra generación se la creyó con el despegue económico. Bajo la tutela de los setenteros (y sesenteros), el Perú mejoró mucho económicamente. Salimos de la hiperinflación y terrorismo a una económica estable. Esto no llegó al fútbol. No fuimos nunca al mundial. Dejamos el pendiente para la siguiente generación. Los nacidos en los tardíos 80 y 90 están haciendo el cambio. No más complejos. Un poco más de auto-confianza y por qué no, irreverencia.

El reto está ahí. En la mente. Si ellos creen, nos vamos hasta la final. Si no creen, nos golearán. ¡Buena suerte, Perú!

LinkedIn