SergioBorasino
Factor Humano Por Sergio Borasino

El silencio otorga vs el silencio niega. Ésta es la mayor diferencia de la comunicación presencial o por e-mail y la comunicación por WhatsApp. El siguiente artículo busca ayudar al lector a mejorar su comunicación de trabajo por WhatsApp.

Actualmente, las empresas utilizan WhatsApp como medio de comunicación. Éste presenta un mix interesante entre e-mail y teléfono que hace que de manera dinámica puedan hablar al mismo tiempo dos o grupos grandes de personas que trabajan juntos.

Personalmente, la falta de respuestas a una comunicación me parece irrespetuosa, pero eso no quita que sea así como se juega el juego hoy en día. Lamentablemente, es la manera más eficiente de manejar WhatsApp para negocios. Está establecido que si no se responde, la comunicación no “llegó”… entonces, las palabras se las lleva el viento. De alguna manera, se desestima la comunicación por WhatsApp vs personal o vs teléfono o e-mail. Así, el silencio se convierte en la manera más “elegante y práctica” de decir que no. Es como si los textos de WhatsApp tuvieran una baja certidumbre de llegada vs las reuniones personales o conversaciones telefónicas o un e-mail.

Lo anterior tiene ciertas excepciones que pueden ser manejadas a tu favor. Digamos que quieres aprobar algo en un grupo de diez personas. Si haces la petición e inmediatamente tres personas dicen que es una idea estupenda, puedes luego cerrar la decisión diciendo que, como estamos de acuerdo, se procederá. Ahí el silencio negador de los otros seis queda sin cimientos. De ahí la estrategia del “lobby” o pre-alineación con algunos miembros del grupo por una comunicación previa en “petit comité”.

En ocasiones, el silencio a una petición, o negación, como se entiende en WhatsApp, llega por plantear la pregunta de manera inadecuada o en un horario poco conveniente. Nunca falta el que propone alguna acción adecuada, pero manda ese mensaje el viernes a las 7:00 pm… A muchos no les da la gana de responder más y así, el gran silencio de la negación reina en los teléfonos móviles. Cuidado con esta trampa.

Preguntar directamente también es una táctica que podría acelerar la llegada del consenso. “Pablo, ¿tú qué piensas de esto, estás de acuerdo?”. Contando que Pablo es un líder (ya sea de opinión o con autoridad formal), su aceptación acelera el trámite y lo cierra a menos que inmediatamente alguien objete.

El mundo cambia y las vías de comunicación con él. Cada “circuito” de comunicación tiene reglas distintas. Es importante entenderlas y nominarlas para ser un gerente más efectivo.

LinkedIn