SergioBorasino
Factor Humano Por Sergio Borasino

Esta semana Roger Waters (ex Pink Floyd) tocó en Sao Paulo. Todo iba genial como siempre, cervezas, abrazos y baile. Hasta que, como parte del show, Waters decide tirar en contra del fascismo en el mundo, como viene haciendo hace tiempo. Nombra a los principales gobernantes del mundo que considera fascistas (entre ellos Donald Trump y Vladimir Putin) y menciona por primera vez a Jair Bolsonaro. Luego de eso, en la pantalla aparece #ELENÃO, el hashtag de la campaña en contra de Bolsonaro que significa “El No”. A continuación, el estadio se parte en dos: unos aplauden y otros abuchean. Algunos inclusive dejaron el estadio. Malogró la fiesta.

En su segundo concierto, todo sigue el mismo rumbo excepto que esta vez no habla de Bolsonaro y no proyecta el controversial hashtag #ELENÃO. Como no puede dar su brazo a torcer del todo, apela a censura política (se autocensura) para no mencionar a Bolsonaro directamente y cambia el #ELENÃO por un NEM FODENDO (la traducción sería algo como ni fregando).

¿Por qué contra Bolsonaro?

Bolsonaro es candidato a la presidencia de Brasil. El domingo pasado, con 46%, pasó a segunda vuelta contra Fernando Haddad, del PT (Partido dos Trabalhadores), el partido de Lula da Silva, el expresidente que está preso por robo. Bolsonaro tiene en su haber varias afirmaciones que hacen que clasificarlo de fascista y machista suene coherente. Por ejemplo: “Prefiere tener un hijo drogadicto que homosexual” o “Esa mujer no merece que la viole“.

Mi trabajo y mi vida personal (soy casado con una mujer brasileña) me llevaron mucho a Brasil este año. No conozco a nadie que quiera a Bolsonaro. Si conozco a mucha gente que no quiere que el PT llegue al poder de nuevo. Haddad, a través de su vicepresidenta, ha dicho abiertamente que si Lula no sale de la cárcel ganando su juicio en una instancia más alta, ellos le van a dar el indulto.

En la otra mano, con justa razón, muchos odian a Bolsonaro. Un caso interesante es el equipo de cocina del famoso restaurante de alta cocina paulista, Maní (9° en el ranking de The Best Latin American Restaurants), solo a dos posiciones de Astrid y Gastón). Helena Rizzo, chef del restaurante, publicó en Instagram una foto de ella con su equipo mostrando inscripciones en los brazos con #ELENÃO y el dedo del medio. La reacción fue inmediata y en avalancha. Miles de críticas a favor y en contra en las redes sociales. Hasta antes del post, para conseguir una mesa en Mani tenías que llegar una hora antes de que abrieran y hacer cola en la calle. Ahora la cosa cambió… la cola casi desapareció (si no lo hizo del todo).

En Brasil, las campañas efectivas no están siendo a favor de un candidato, sino en contra del otro. De hecho, Bolsonaro llega a 46% como una campaña interna de intentar de que no haya segunda vuelta, muchos que querían votar por otros candidatos, pero odian al PT de Lula y Haddad y fueron convencidos de votar por Bolsonaro con el fin de eliminar de una buena vez el riesgo del PT (y de Lula indultado).

Me parece que alguien tuvo la delicadeza de explicarle eso a Roger Waters y por eso se mordió la lengua hasta donde pudo. Creo que Brasil aplaudiría su antifascismo, excepto si eso no implicase que consecuentemente está apoyando a Lula. Este fin de mes, Brasil vota entre el cáncer y el cáncer.

Aun le quedan varios conciertos en Brasil. Veremos si Roger Waters cambia el #ELENÃO por #El-NO-PERO-EL-OTRO-TAMPOCO. No al fascismo, pero tampoco a los corruptos… Personalmente, lo encuentro más coherente y responsable.

LinkedIn