HugoSánchez Casanova
Familia SAC Por Hugo Sánchez Casanova

Uno de los tópicos fundamentales para lograr la institucionalización de una empresa familiar es conseguir a los gerentes adecuados. Surge entonces la pregunta ¿qué tipo de gerentes necesita la empresa familiar? Vamos a intentar responderla a la luz de las necesidades de la empresa en las distintas etapas de su evolución. A nuestro entender podríamos clasificar a los gerentes como:

  • Gerentes operativos
  • Gerentes gestores
  • Gerentes directivos

Los gerentes operativos son aquellos que siguen las indicaciones del propietario, cumplidores, de confianza. Son el tipo de gerente que necesita y busca el propietario de la empresa en sus primeros años, en su etapa de génesis y acompañan al dueño hasta bien avanzada la etapa de expansión. Tienen la cultura del dueño o son defensores de ella (aunque no estén de acuerdo).

Tienden a tener un estilo autocrático, por lo que confunden energía con agresividad, incluso exigencia con abuso. Sus principales fortalezas son el orden, la disciplina, la puntualidad, el compromiso. Sin embargo carecen de la capacidad de decisión, por lo tanto su criterio es limitado. Se sienten más cómodos recibiendo órdenes. Si se equivocan no son responsables (hicieron lo que el dueño les dijo). Siguen de preferencia el statu quo, les cuesta mucho el cambio y la innovación. Por esta misma razón, estos gerentes son enemigos de la institucionalización, pues saben que no están preparados para asumir responsabilidades directas.

Los gerentes gestores son aquellos a los que les gusta ser medidos por objetivos, por lo que no se sienten cómodos con tareas fijas, sino con retos a conseguir. Entienden que deben ser evaluados por indicadores de gestión y están dispuestos a  jugarse parte de sus ingresos en ello (bonos).

Éstos son los gerentes que necesita la empresa para consolidar la fase de expansión, pues es en esta etapa que el propietario se ve desbordado por el volumen de actividad de su empresa y por el modelo de control que ha venido ejerciendo: “nada se hace si yo no lo autorizo”. Justamente es importante que cambie ese paradigma de control ‘pre’ por el paradigma de control ‘pos’, y dejar a los gerentes gestores que tomen sus propias decisiones y alcancen sus metas sin tener que estar esperando la decisión del dueño. Sin embargo, al igual que los gerentes operativos pueden tender a ser más impositivos, y por lo tanto exagerar con la energía y la exigencia.

Finalmente, los gerentes directivos son aquellos cuya principal característica es tener visión de negocio, es decir, tienen la capacidad de plantear acciones estratégicas dentro o fuera del sector. Son en cierta medida emprendedores también. Al igual que los gerentes gestores, éstos asumen responsabilidad sobre sus objetivos y metas, pero, a diferencia de ellos, éstos tienen un sentido más de largo que de corto plazo.

No se conforman con las metas que les ponen, suelen cambiarlas haciéndolas más retadoras, y no necesariamente según el entender del dueño. Buscan sacar lo mejor de cada persona y hacen los cambios necesarios para tener a las personas con el perfil adecuado en la posición correcta, lo que normalmente implica hacer cambios internos, e invertir en capacitar y formar personas antes que sacar personas de la organización. Necesitan que su gente sea muy comprometida para que den resultados por encima de lo normal, pero sobre todo porque quieren construir una cultura y un clima apropiado para sostener un negocio en el largo plazo. Éstos son los gerentes que harán que la empresa consolide su expansión y la posicionen en su etapa de madurez, lo que permitirá que el dueño pueda dedicarse al directorio o al consejo de familia o, eventualmente, a otro emprendimiento.

¿Cómo se consiguen estos gerentes (los gestores o directivos)? Responder esta pregunta será materia de otro post, pero les puedo adelantar que no existe fórmula mágica y que se debe estar preparado a pagar el costo de oportunidad de un proceso de ‘prueba y error’. Para ello se vuelve fundamental la participación de directores externos que ayuden al propietario en la búsqueda, selección y adaptación de estos gerentes a la empresa.