MarleneMolero
Gender Lab Por Marlene Molero

¿Sabías que los seres humanos determinamos la raza en menos de una décima de segundo? Lo hacemos incluso antes de determinar el sexo de la persona, que es lo siguiente. ¿Qué hacemos con esta información y cómo influye en nuestra vida cotidiana y en las decisiones que tomamos a cada instante? ¿Nos creemos imparciales y objetivos? ¿Estamos seguros que elegimos al mejor talento para nuestras organizaciones y eventos de expertos o paneles académicos, y que nos basamos exclusivamente en las competencias y calificaciones de las personas que finalmente seleccionamos? Si tu respuesta es SÍ, ¿No te llama la atención que el 93% de los puestos de directorio de las empresas que cotizan en la BVL estén ocupados por hombres? ¿o que de acuerdo a la XXXVIII Encuesta del Poder de SEMANAeconómica sólo 4 de las 30 personas más poderosas del Perú sean mujeres? Si, por el contrario, tu respuesta es NO, haces muy bien en poner en duda tu capacidad de ser objetivo. De hecho, todos lo deberíamos hacer ya que el 99,99996% de nuestros procesos mentales son inconscientes.

Los sesgos inconscientes

Los sesgos inconscientes son una elección aleatoria, no intencionada, sutil y (valga la redundancia) totalmente inconsciente que todos hacemos una y otra vez. Los sesgos están en todas partes, actúan sin que los controlemos ni los reconozcamos e influyen en nuestras percepciones cada vez que hablamos con alguien. Los sesgos, per se, no son buenos ni malos. De hecho, nos ayudan a vivir y a tomar miles de decisiones inmediatas sin que nos demos cuenta, permitiéndonos filtrar rápidamente enormes cantidades de información, establecer prioridades y categorías y sintetizar lo que nos rodea sin que nosotros hagamos nada.

Entonces, ¿por qué nos preocupamos? Porque los sesgos pueden tomar la forma de prejuicios ocultos que influyen en decisiones sobre: cómo atraemos el talento, cómo hacemos una entrevista, en las evaluaciones de desempeño, las decisiones sobre ascensos, el contenido de nuestras campañas publicitarias, la forma de atender a los clientes …  los sesgos inconscientes influyen en TODO. ¿Escéptico todavía? Acá un video sobre cómo estas asociaciones implícitas actúan en nosotros en automático.

¿Cómo les fue con el acertijo? Lo más probable es que su primera respuesta no haya sido que la eminencia médica era la madre (aún cuando se hayan demorado muy poco en encontrar la opción correcta). De hecho, esto le pasa a la mayoría de personas que responden el acertijo por primera vez. En 2016,  un estudio con universitarios y alumnos de secundaria en Estados Unidos encontró que sólo el 15% de los alumnos de secundaria y el 14% de los universitarios respondió que era la madre.

¿Por qué pasa esto? Durante nuestros primeros años de vida formamos esquemas mentales sobre la base de un cúmulo de asociaciones que recibimos inconscientemente por la información que nos llega de la familia, el colegio, los medios de comunicación, la iglesia, el gobierno, y un largo etc. A lo largo de nuestra vida, estos mensajes continúan reforzando los estereotipos que tenemos sobre el género, la raza, la clase social, la edad, la orientación sexual. Con toda esta información es imposible que no creemos patrones. Y cuando el cerebro ve un patrón, ya no busca alternativas. Entonces, si asociamos a la mujer con la casa y al hombre con el trabajo remunerado, no cuestionaremos que no haya ninguna mujer en nuestra lista de candidatos para un puesto importante o en nuestro Directorio o Comité de Gerencia. Tal vez pensemos que esto se debe a que no hay mujeres calificadas o dispuestas a asumir el reto, o que simplemente no se sienten atraídas por un sector determinado, sin pensar siquiera en cómo se han creado estas ideas.

Pasa en el Perú

Para conocer cómo va la equidad de género en las empresas, Ipsos Perú, Semana Económica y la Cámara Oficial de Comercio de España en Perú realizaron hace unos meses la I Encuesta de Equidad de Género en las empresas. Los resultados arrojaron una divergencia en la percepción entre los altos mandos y el resto de la muestra. También entre las respuestas de los hombres y las mujeres. Cuatro insights relevantes:

  • El 55% de los CEOs considera que existen graves problemas de discriminación para las mujeres en el ámbito laboral en la sociedad; sin embargo el 90% considera que en su empresa este no es un problema. Es decir, lo que pasa en la sociedad no se acepta a su vez como una realidad empresarial.
  • La máxima autoridad considera que la principal barrera que enfrentan las mujeres para acceder a cargos gerenciales es la escasez de mujeres calificadas (18%), la escasez de mujeres con disposición para asumir el cargo (17%) y la carga familiar (17%). Por su parte, las mujeres consideraron que el principal problema son los estereotipos de género (19%), la carga familiar (15%) y los prejuicios de la alta dirección (13%).
  • Si bien la carga familiar parece ser un punto de encuentro de los problemas que enfrentan las mujeres, esto no se refleja en la percepción del tiempo que deben tener las licencias de maternidad y paternidad. Así, en ambos casos los altos mandos consideraron que el tiempo de licencia debe ser inferior al actualmente previsto y el 20% cree que la licencia de paternidad no es necesaria.

¿Cuántas veces vemos a dos personas y presuponemos qué tienen en común o qué les diferencia, sólo aplicando nuestras propias referencias? ¿Cuánto nos influye no lo que tenemos delante, sino lo que interpretamos que tenemos delante? Parte de  encontrar la solución a un problema es hacer la pregunta correcta. Lo que tenemos que preguntarnos no es si tenemos sesgos inconscientes, sino qué sesgos inconscientes tenemos. Los tests de asociación implícita son una buena herramienta para esto.

¿Qué hacemos con los sesgos?

Eliminar nuestros sesgos nos tomaría la vida entera, los tenemos muy arraigados. Lo que podemos hacer es ser conscientes de ellos. Es decir, aprender a reconocerlos, controlarlos y afrontarlos.

Para reconocer nuestros sesgos les recomiendo los tests de asociación implícita de Project Implicit. Hay varios en español y otros más están disponibles en inglés. En específico sugiero el  Test de Asociación Implícita (Género – Ciencia) que nos permite conocer si inconscientemente asociamos las carreras de ciencia y tecnología con lo masculino. En inglés uno muy potente es el Project Implicit (Gender – Career) que visibiliza si asociamos las tareas de cuidado del hogar y dependientes con las mujeres y el trabajo remunerado con los hombres.

Una vez que seamos conscientes de nuestros sesgos, sean de género u otros, nos toca controlarlos. Para eso, como todo en realidad, el entrenamiento es básico. Microsoft ha puesto ha disposición un curso virtual sobre sesgos inconscientes que está disponible en varios idiomas. El curso explica el modo en que los sesgos inconscientes influyen en nuestra conducta y cómo nos afectan a todos. También incluye diversas medidas que pueden tomarse para ayudar a contrarrestar los prejuicios en el entorno de trabajo. Acá el link al curso: eLesson: Unconscious Bias

 

LinkedIn