DiegoBeleván
Hacia Asia Por Diego Beleván

Cuando se quiere planificar para un año,
Lo mejor es sembrar granos,
Cuando se quiere planificar para diez años,
Lo mejor es sembrar árboles,
Cuando se quiere planificar para toda la vida,
Lo mejor es sembrar hombres”.

Guan Zhong, primer ministro del estado de Qi. China, siglo VII a.C.

Según el World Economic Forum (WEF), la mitad de los alumnos actuales trabajará en empleos que aún no existen. El adecuado desarrollo de los recursos humanos es así una tarea de supervivencia. En los últimos seis meses, he leído y escuchado a varias autoridades, empresarios y expertos de toda índole señalar la importancia que tiene la innovación y la necesidad de construir una sociedad basada en el conocimiento (knowledge-based society). Sin los recursos humanos adecuados es imposible que se dé una u otra.

Los resultados de la prueba PISA 2015 arrojan nuevamente a Singapur como el país con el mejor resultado general. Siete de los diez primeros son asiáticos, además de Singapur, está Japón, Taiwán, Macao, Vietnam, Hong Kong y China (Beijing-Shanghái-Jiangsu-Guangdong). En varios artículos anteriores he mencionado la correlación que existe entre las habilidades cognitivas y el nivel de desarrollo económico o las asincronías entre los mercados educativo y laboral. El análisis de estos siete países demuestra que la inversión en capital humano ha sido esencial para aumentar la empleabilidad de sus poblaciones, incrementar su prosperidad económica y el bienestar social de sus ciudadanos.

La clave quizá esté en que la educación no ha sido vista como un fin en sí mismo sino un elemento, posiblemente el más importante, de una política de desarrollo de los recursos humanos. Los siete países asiáticos que componen el ‘top ten’ de la educación mundial han sabido establecer esa conexión entre la educación y la empleabilidad de sus estudiantes.

Los sistemas de desarrollo de recursos humanos nacionales son emprendimientos de muy largo alcance, cuyos frutos sólo pueden ser medidos después de varias décadas. Es necesario que los dirigentes nacionales tengan mucha paciencia si quieren establecer, promover, reforzar y analizar la efectividad de esos sistemas.

Por otro lado, el establecimiento de estos sistemas requiere la participación de diversos socios: el Estado, el sector privado, los trabajadores, los sindicatos y los educadores, así como de diversas agencias estatales para su elaboración, implementación, evaluación y modificaciones, que permitan cubrir todos los sectores de la actividad económica nacional, presente y futura.

El desarrollo de recursos humanos es para Singapur el conjunto de actividades organizadas de educación, capacitación y desarrollo cognitivo, que permiten que los alumnos (niños y adultos) adquieran las habilidades (skills) necesarias para su participación eficaz y eficiente en la actividad económica nacional.

General and targeted learning strategies

Es una inversión significativa que requiere de los individuos una apreciación adecuada del valor de la educación, el conocimiento y el trabajo. A su vez, la sociedad debe premiar la capacidad de iniciativa y promover la educación y la creatividad: “Reward for work, work for reward”.

En ese sentido, y sin entrar en mayores detalles, se puede afirmar que Singapur considera que un sistema de desarrollo de recursos humanos eficiente incluye los siguientes componentes:

  • Sistema educativo complejo. Abarca al Ministerio de Educación, los colegios (primaria y secundaria), los institutos técnicos, las universidades, los profesores, los padres de familia, recursos adecuados, así como la visión de los dirigentes políticos y la capacidad de identificar las mejores prácticas internacionales.
  • Esquemas de capacitación continua para los trabajadores.
  • Apoyo y participación de los empleadores, los sindicatos y los trabajadores.
  • Edificio institucional adecuado. Becas, nuevas universidades de calidad, así como el establecimiento de lazos institucionales internacionales, en particular con centros de estudios prestigiosos.
  • Liderazgo político, capaz de proveer visión y recursos.
  • Esquemas de apoyo diversos. En Singapur existen, entre otros, el fondo de desarrollo de habilidades (Skills Development Fund), la agencia de desarrollo de la fuerza laboral (Workforce Development Agency) y el fondo para el aprendizaje constante (Lifelong Learning Fund).

Skills for the 21st Century

Al mismo tiempo, el desarrollo de recursos humanos debe necesariamente incluir aspectos transversales que tienen impactos significativos no sólo en la elaboración de los diversos elementos que componen el sistema, sino también en cómo impactarán su implementación y la capacidad que se tendrá para medir y evaluar sus resultados:

  • Liderazgo. Importante porque el desarrollo adecuado de los dirigentes es clave en el desarrollo posterior del país. Los líderes no sólo son los tomadores de decisiones sino también deben estar en capacidad de inspirar a los ciudadanos.
  • Productividad. No es sólo un aspecto de la capacitación de los trabajadores sino también un cambio de actitud. Mejores habilidades y motivación ayudan a las personas a obtener mejores resultados.
  • Innovación y creatividad. Permite no sólo obtener mejores productos y servicios sino también mejorar la manera como trabajamos, lo que influye en el crecimiento socioeconómico, que es el objetivo del desarrollo de los recursos humanos.
  • Investigación y desarrollo (I+D). Al igual que el anterior permitirá obtener mejores productos y servicios. Pero también debe promoverse la investigación en temas de recursos humanos y el desarrollo de soluciones novedosas.
  • Planificación y capacitación de la mano de obra. Es necesario conocer la realidad económica nacional, así como tener la capacidad para elaborar escenarios de la evolución futura de la economía, a fin de formular los currículos necesarios para entregar las herramientas adecuadas a los trabajadores.
  • Tecnología de la información. La tecnología de la información es un elemento clave del progreso económico y la competitividad. Utilizada de manera adecuada, ayuda a acelerar el desarrollo económico.
  • Competitividad. Debe constituirse en la fuerza motora del desarrollo de los recursos humanos, teniendo en cuenta que los países no se desarrollan en el vacío sino compiten en un mercado global donde los demás están también buscando soluciones innovadoras que les permitan obtener una ventaja competitiva.

Asimismo, y al igual que cualquier política pública, si todos los siguientes factores no están presentes en su elaboración, implementación y evaluación, el sistema de desarrollo de recursos humanos no será capaz de obtener resultados adecuados:

  • Análisis. Capacidad para aprender de las experiencias exitosas.
  • Adaptabilidad. Capacidad para adaptarse a la realidad presente.
  • Planificación. Capacidad para visualizar el futuro.

La calidad de los recursos humanos de un país determina su capacidad para desarrollarse exitosamente. Un estudio del London School of Economics de 15,000 universidades en 78 países encontró que duplicar el número de instituciones de educación superior incrementa el PIB per cápita en 4.7% en un plazo de cinco años; siempre y cuando las autoridades sepan mantener la calidad del edificio institucional educativo.