MarcoEyzaguirre
Hagamos clic Por Marco Eyzaguirre

En las últimas semanas he notado una preocupación común en varias compañías por esa necesidad mandatoria de invertir en anuncios digitales para que sus contenidos lleguen a las audiencias correctas.

Esta lógica viene siendo pregonada con mucha fuerza desde los actores de medios y reforzada con noticias de cambios en algoritmos de las redes sociales donde se afirma que las publicaciones personales tendrían prioridad sobre los contenidos de las marcas.

Hay algunos problemas con esta lógica:

  1. Quienes recomiendan invertir más en anuncios, comisionan de ello.
  2. Seguimos pensando que el medio digital es un billboard de anuncios donde nuestra marca será parte del paisaje y con ello construirá recordación.
  3. Las marcas caen en el juego de la pauto-dependencia donde se obligan a que más del 95% de sus resultados sean por pago.
  4. Actuamos sobre el medio digital con poco contenido esperando lo vean muchas personas y desaprovechamos así las ventajas del micro-consumo, el snack content y una segmentación precisa.

Mucho se habla del caso Procter & Gamble, compañía que en el año 2017 redujo su inversión para anunciar en el medio digital hasta en US$200 millones pero, de lo que no se habla, es que reasignaron gran parte de esos recursos a esfuerzos de innovación, co-working y startups.

Busquemos equilibrio

Mi recomendación en estos casos es acotar la inversión en anuncios a un nivel de impulso y destinar mayores esfuerzos a un contenido de calidad de forma que éste haga su trabajo, el buen contenido se amplifica y logra un alcance más honesto gracias a que se potencia por el interés genuino del usuario expuesto.

Y si nos queda alguna duda, preguntémosle a estos dos valientes cómo es que lo hacen:

Lucho Quequezana nos demuestra que sus 260,000 seguidores (fans) sirven de nada cuando puede lograr 60.4 millones de personas alcanzadas con una sola publicación y sin invertir un sol en ello.

Mibanco continúa su apuesta por hablar desde un propósito claro y en su campaña ‘Escolares Útiles’ logra impactar —sólo en Facebook— de forma orgánica (sin pago) a 2.1 millones de personas.

¿Invertir en anuncios es malo? Claro que no, al contrario, ya en una publicación anterior hablé de la importancia de invertir en anunciar, lo que es terriblemente malo es depender únicamente de esa inversión para tener resultados medianamente decentes.

Viendo estos casos, la fórmula se dibuja sola: marcas con propósitos claros, ideas poderosas y una apuesta clara por contenido relevante.

__________________________

Web: www.eyzaguirre.me 
Mail: marco@eyzaguirre.me

LinkedIn