BBVA, KPMG, NEO y UPC
Innovación y Transformación Por BBVA, KPMG, NEO y UPC
Publiblog
auspiciado
Por José Luis Najarro, socio de advisory de KPMG

Vivimos en una era en donde la única ventaja real para que las empresas sean exitosas y vigentes es la innovación. Según estudios del Economist Intelligence Unit el 53% de empresas opinan que la cultura es el factor más importante para la innovación y por lo tanto es crítico cambiar la mentalidad y vencer las resistencias para avanzar en este largo camino.

En el mundo, un ejemplo reciente de innovación fue cuando la empresa Apple lanzó en el 2011 el Iphone que logró cambiar notablemente la forma como vivimos, accedemos a la información y nos comunicamos. La empresa Apple demoró aproximadamente 2 años en crear este innovador producto. Sin embargo, todas las piezas que utilizó Apple para crear el primer Iphone ya existían en el mercado y estaban disponibles. La innovación entonces consistió en colocar todas las piezas juntas en un hermoso y elegante dispositivo, generando valor con la facilidad de uso y una mejor experiencia para el usuario.

En otras industrias se repite lo mismo, ya sea que el invento es tecnológico, conocimiento nuevo o algún componente nuevo, los elementos necesarios siempre están disponibles. Por lo tanto, lo que realmente hacen las empresas u organizaciones innovadoras es conectar los puntos para crear nuevo valor a partir de los elementos ya existentes.

En el Perú, las empresas que buscan ser innovadoras primero definen la innovación como un pilar en su estrategia y luego tienen que cambiar aspectos en sus competencias core, ecosistema, talento humano y métricas. Claro que esto no se produce de noche a la mañana, necesita tiempo para que se genere la estructura, las habilidades y se visualicen los resultados.

En el proceso de cambio es inevitable que se genere alguna clase de resistencia. Es una reacción predecible, inherente en la manera en que lidiamos con los riesgos, con la ambigüedad, con las nuevas formas de pensar y con el hecho de tener que abandonar nuestra zona de confort. Si estamos liderando este proceso, debemos ser sensibles a esta resistencia para permitir que haya innovación.

Según el SIT (System Innovative Thinking) existen varios tipos de resistencia:

  • Los veteranos de la organización se apegan a la situación existente por razones organizacionales: “Ha funcionado bien hasta ahora y aún sigue funcionando…”
  • Los veteranos de la organización se apegan a la situación existente por razones personales: “Tendré que trabajar duro para aprender nuevas cosas”
  • La organización naturalmente tiene resistencia al cambio: “Las reglas y procedimientos tendrán que cambiar”; “Es posible que las estructuras organizacionales necesiten ser alteradas…”
  • El mercado crea reacciones en contra del cambio: “En un principio, el volumen de ventas para el nuevo producto podría ser menor”
  • Riesgos percibidos: “Desviar recursos para generar innovación podría afectar otras actividades esenciales dentro de la organización”

No existe una fórmula milagrosa para superar la resistencia con la que se encuentre pero si existen algunas recomendaciones:

  • Suponga que en efecto habrá resistencia: Sea consciente que la resistencia existe y prepárese a responder y lidiar con ella.
  • El problema (a menudo) es la solución: las personas por lo general perciben a la resistencia como algo negativo, o como un fenómeno que debe superar. Sin embargo, muchos son los casos en que la resistencia contribuye a generar discusiones saludables que a su vez pueden llevar a que emerjan nuevos entendimientos e ideas. Prepárese para reconocer las nuevas oportunidades que se presentan.
  • No siempre es necesario lidiar con todas las situaciones de resistencia: cuando lo es, quizás no sea necesario hacerlo de forma inmediata. A veces la respuesta es sencillamente dejarlas pasar y continuar con el cambio.
  • La resistencia suele tener puntos interesantes: Muchos son los casos en los que existe una fuerte resistencia respecto a una idea y esto puede ser indicio positivo sobre el potencial que tiene la misma. Esta es una oportunidad que se presenta para detenerse por un instante e intentar redefinir la idea, y tal vez, así se podría llegar a un nuevo avance.
  • Es legítimo resistirse al proceso de innovación: Este abierto y sea respetuoso a las críticas, desafíos, preguntas y sugerencias.

Finalmente, en una cultura de innovación, los líderes deben manejar las resistencias para generar una atmósfera positiva en la que se puede cultivar la creatividad y la innovación.