JulioVillavicencio
Invirtiendo con estrategia Por Julio Villavicencio

Un entorno de tasas excesivamente bajas y por mucho tiempo puede ser una de las semillas para las futuras burbujas y estafas. Por un lado, la necesidad de invertir los excedentes a tasas altas lleva a presionar al alza los precios de los activos financieros o de los bienes duraderos que se asemejan a estos (como los inmuebles) a niveles exuberantes. De otro lado, aparecen las “oportunidades doradas” de inversión que prometen hacerle ganar mucho dinero en muy poco tiempo pero que terminan siendo estafas. Por ello, en un mundo macroeconómico como el actual es preciso entender cómo aparecen estas burbujas y las estafas, para a partir de allí estar cauto de no caer en algunas de ellas.

Radiografía de una burbuja y la aparición de estafas

Las burbujas pueden aparecer de diferente forma. A veces pueden ser sectores nuevo, disruptivos, como el dot-com que generó la burbuja de inicios de siglo, para luego dar paso a la creación de la Tecnología de la Información, el sector con varias de las empresas más grandes del mundo. Otras veces son sectores viejos como los inmuebles en 2008, pero con un ingrediente nuevo como las estructuras financieras producto de la desregulación. No he encontrado mejor forma de explicar una burbuja que la hecha por Jean-Paul Rodrigue y que es resumida en el siguiente gráfico.

El gráfico explica que al inicio el “dinero inteligente”, aquel que analiza profundamente una oportunidad de inversión, ve el valor en un activo comparando sus fundamentos con el precio actual, si el precio está por debajo del valor fundamental entonces compra el activo. Luego entran los inversionistas institucionales (fondos especializados, fondos de pensiones, seguros, etc) que aceleran la subida de los precios. Posteriormente, se dan las primeras correcciones, donde caen en la trampa todos los pesimistas (osos), pues el mercado termina recuperando con fuerza. Esto despierta la atención de la prensa que de alguna manera atrae al público en general que se entusiasma con un activo que no para de crecer. Aquí es donde empiezan las historias como “mi primo dice que su amigo está ganando mucho dinero en una inversión de monedas digitales ¿qué opinas?”. Hace unos tres años me pasó con un taxista, que al decirle que era economista de inmediato me preguntó sobre si Bitcoin era una buena oportunidad, que un vecino había ganado mucho dinero con eso. Lo mismo me sucedió recientemente con familiares y amigos, pero esta vez sobre un curso que promete convertirte en un experto en negociación de monedas digitales. Las tasas son muy bajas en los bancos y por alguna razón las personas empiezan a creer que existe la “oportunidad dorada” de las inversiones, un activo que retorna mucho, rápido y con bajo riesgo. Esa inversión no existe. Pero si existe las personas que se benefician de ese engaño. Por lo que en este entorno hay que tener cuidado con las estafas. No obstante, hay que separar la paja del trigo, una cosa es el valor que puede tener el desarrollo de la criptografía aplicada a la seguridad, a la democratización de la banca y a la reducción de costos en el sistema financiero y otra muy diferente una moneda virtual específica que haya multiplicado su valor muchas veces en un corto tiempo. Lo mismo sucede con estrategias de venta que maximizan la multiplicación de la red de creadores de mercado, sin importar la calidad del producto que se vende, las cuales hay que separar de estrategias reales de reducción de costos para el mercadeo. En todo caso la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) tiene una lista de las empresas que no tienen permiso para hacer actividades de inversión en Perú.

Continuando con el gráfico mostrado antes, cuando se alcanza el máximo llega la primera corrección, con la respuesta natural de la negación y la creencia que se puede tener una “compra de oportunidad” lo que detiene temporalmente la caída, gracias a los optimistas (toros). Esto hasta que llega la gran corrección que viene junto a pánico y finalmente la capitulación. Se entiende que en estos eventos gana siempre el “dinero inteligente” a costa de público en general. En “Elecciones 2016: los ganadores y perdedores en la BVL” mostré cómo se daba un resultado similar en un evento de miedo como las elecciones peruanas, donde durante el pánico los institucionales extranjeros y nacionales ganaban a costa de los inversionistas individuales en el mercado de valores local.

La dificultad de detectar exuberancia en precios hoy

Detectar precios excesivos puede ser hoy una tarea más difícil que en el pasado. Primero, nunca hemos tenido este nivel tan bajo de tasas globales. Actualmente existe alrededor de US$15 billones de deuda a tasa negativa, es decir, donde los inversores están dispuestos a pagar para prestar dinero. Esto sucede en muchos bonos de gobiernos europeos y Japón. Segundo, hoy hay un gran crecimiento de los mercados privados, es decir, fondos especializados que financian empresas que no negocian en mercados de valores centralizados. Esto es relevante porque a diferencia del dot-com, será difícil alertar la formación de una burbuja. Además, usan de manera importante la palanca financiera quedando sensibles a cambios en las tasas de interés. No obstante, señales como, por ejemplo, descuentos históricamente bajos debe ser una bandera roja para inversionistas y reguladores. Los portfolio managers de los fondos privados siempre dirán que no es relevante el momento de la inversión, porque su inversión es de por lo menos diez años, por lo que la distribución de las compras abarca todo un ciclo completo (caída y recuperación). Sin embargo, es curioso cuando uno mira los datos, los fondos que empezaron antes de una crisis tuvieron normalmente el peor desempeño. De otro lado, el crecimiento de la importancia de los fondos pasivos (o cuasi pasivos) también dificulta la asignación de precios correctos ya que se guía más por el peso de un país o empresa dentro del índice que por el valor de sus fundamentos. Por ejemplo, ¿el spread actual de la renta fija emergente representa realmente sus fundamentos o es el resultado de la búsqueda tasas altas de acuerdo a la estructura de los índices?. En línea con lo anterior ¿es lógico que los spreads de los bonos de alto riesgo de EEUU (high yield) descuenten solo 20% de probabilidad de recesión?

Hoy es difícil sostener que el mercado de acciones se encuentra en una burbuja (aunque si caro), pues las tasas bajas permiten múltiplos de equilibrio más altos. No obstante, es preciso alertar que este período largo de tasas bajas (incluso nominales negativas) puede terminar generando burbujas, al tiempo que va formando precios exuberantes en mercados con menos información pública o guiados más por la búsqueda de tasas altas que por el análisis de riesgo. Si bien es difícil predecir el final de una burbuja, si es posible estar cauto de las “oportunidades doradas” de inversión que prometen un gran retorno en poco tiempo, pero que al final terminan siendo una estafa.

LinkedIn