AldoTapia
Jaque Mate a la Estrategia Por Aldo Tapia

¿Alguna vez te ha pasado que, pese a saber muy bien lo que tienes que hacer, no puedes hacerlo? Sabes que tienes  que hacer ejercicio regularmente, comer comida saludable y hablar inglés. Sabes que tener tu propio negocio te haría muy feliz, que tienes que desarrollar habilidades blandas para seguir ascendiendo en tu trabajo… Así podemos seguir enumerando una gran cantidad de acciones que nos pueden ayudar a mejorar nuestra calidad de vida, pero que por alguna razón se nos hace complicada su ejecución. ¿A qué se debe esto?

Todos tenemos metas y sueños por cumplir, sabemos muy bien cuáles son, pero los límites mentales que tenemos nos impiden llevarlos a cabo. El primer límite que creemos tener es el dinero. Pensamos que sin dinero nada es posible. El segundo límite que tenemos es el tiempo; el no tener tiempo para hacer ejercicio, practicar deporte o estudiar inglés suele ser una excusa perfecta para intentar justificar el fracaso de ciertas acciones, pero existe un límite que para mí es el más importante de todos y ese se llama ACTITUD.

Paolo Guerrero, una historia de perseverancia 

La historia de Paolo Guerrero es un claro ejemplo de cómo la actitud, la perseverancia, la rebeldía, la disciplina y la decisión de enfrentar riesgos en lugar de evitarlos pueden ayudarnos a lograr todo lo que queremos. Paolo es un claro ejemplo de cómo hacer que los sueños se hagan realidad.

Hace unos días se estrenó en el Perú la película “Guerrero”, filme que narra la historia real de la infancia de Paolo, que llevó a la salas de cine 112,000 espectadores en el primer día y se convirtió en la película peruana más vista en el 2016.

¿Por qué esta historia conecta y llama tanto la atención de las personas? Básicamente porque la historia de Paolo Guerrero nos muestra de manera clara cómo una persona pudo superar todos los principales bloqueos mentales y excusas conocidas que hoy escuchamos todos los días y que nos impiden mejorar. Paolo no tuvo dinero, Paolo no tuvo tiempo, pero lo que sí tuvo Paolo desde niño hasta hoy es la ACTITUD de ser alguien y, sin duda, lo logró.

Paolo Guerrero con la Bandera de Perú

Paolo Guerrero hoy ejerce un liderazgo trascendente para el país. Su liderazgo va más allá de los campos de fútbol, su liderazgo logró una conexión con todos los peruanos y revolucionó los sentimientos de identidad nacional. Hoy hablar de ‘Guerrero’ es hablar de un orgullo que tiene el Perú, similar al que se siente por la gastronomía peruana, porque donde va deja en alto el nombre del Perú.

La niñez de Paolo fue muy dura, vino de una familia de escasos recursos económicos. Se escapaba de las clases del colegio para jugar al fútbol. Desde muy chico quiso ser futbolista, y es a los siete años que empieza a entrenar en el club de sus amores: Alianza Lima. Le costó mucho esfuerzo y tiempo llegar a ser titular, pero una vez que lo fue se convirtió en goleador del equipo y gracias a su buen desempeño y a la edad de 18 años recibió la propuesta del campeón alemán Bayern Múnich para enrolarse en sus filas. Paolo nunca llegó a jugar oficialmente por ningún equipo peruano.

Paolo Guerrero en las divisiones menores de Alianza Lima.

Lo que vino después es una historia que nos llena de orgullo: con el equipo alemán logró el campeonato en dos Bundesligas y dos copas alemanas. Luego de eso decidió ir al Hamburgo, donde consigue la Copa Intertoto en el 2007. Ya en Brasil, en el equipo de Corinthians, consigue un Campeonato Paulista y una Copa Mundial de Clubes, donde él marca el gol del triunfo ante el Chelsea de Inglaterra. En este equipo, Paolo logró ser el máximo goleador extranjero de la historia con 54 goles.

El Corinthians se coronó Campeón de Clubes gracias al gol de Paolo Guerrero

Con la selección peruana de fútbol se convirtió en el máximo goleador con 29 goles. Ha sido el máximo goleador en dos ediciones de la Copa América, donde llevó a la selección peruana a conseguir dos medallas de bronce en las ediciones 2011 y 2015. Asimismo, es el máximo goleador activo del torneo nombrado con once dianas, y se ubicó en el puesto doce en la historia de la Copa América. En el 2015, fue nominado como uno de los 59 jugadores candidatos al Balón de Oro, con lo que se convirtió en el primer peruano de la historia en figurar en esta lista. En el 2016 se convirtió en el máximo goleador del Flamengo brasileño.

Cinco aprendizajes que te harán ganar cualquier partido

  • Actitud para afrontar la vida

    La historia de Paolo Guerrero nos enseña que para lograr nuestros sueños tenemos que QUERER hacerlos realidad. Paolo no sólo quería ser futbolista, quería jugar en Europa, conocer muchos países, ayudar a su familia, comprar una casa a su mamá, ser un buen referente en lo que le apasiona: el fútbol. Paolo vino desde muy abajo, entrenó horas puliendo sus defectos y desarrolló sus fortalezas. Su vida estuvo llena de sacrificios, frustraciones y decepciones que lo hicieron más fuerte, un guerrero dispuesto a jugar con quien sea, donde sea, sin temor a ningún rival. Mientras más fuerte sea el rival, él se hace más fuerte aún.

  • Rebeldía y hambre de éxito

    Paolo Guerrero nunca se conformó con los logros parciales que iba obteniendo. Siempre fue por más. Con tan sólo 18 años decide dejar a su familia, amigos e irse a Alemania, donde no conocía el idioma, un país con una cultura muy diferente. Demoró dos años en debutar, luego alternó con el primer equipo las siguientes dos temporadas y cuando estaba en el mejor equipo de Alemania decide ir a un equipo de inferior nivel, como el Hamburgo, para consolidarse, y ¡claro que lo hizo! Luego de eso decide dejar Europa para ir a Brasil, donde logró todo con el Corinthians, goleador histórico extranjero y campeón mundial de clubes. Para Paolo no hay statu quo, siempre buscó seguir mejorando y lograr nuevas metas.

  • Siempre aprende de los errores

    El excesivo coraje y las ganas de no perder nunca de Paolo lo hicieron cometer errores que en su momento pudieron afectar su carrera. Su vehemencia hizo que recibiera muy fuertes suspensiones de ocho fechas en Alemania y luego, en las eliminatorias, también recibió una suspensión similar. Sin embargo, estos momentos difíciles lo hicieron madurar, controló mejor sus emociones, se hizo fuerte emocionalmente. Si bien es cierto que juega hasta hoy con el “cuchillo entre los dientes”, ya tiene un mejor control de estados de ánimo, y el cambio es, además, cada vez más notorio.

  • Vence tus miedos

    Paolo vivió muy de cerca la terrible tragedia del Fokker, donde fallece todo el equipo de Alianza Lima y del cual era parte su tío Caíco Gonzales Ganoza. Paolo tenía fobia a los aviones, terror a volar, pero él sabía que la vida de un futbolista implica viajar mucho, y trabajó con ayuda de especialistas para aprender a controlar este temor. No es que ya no sienta miedo, Paolo aprendió a manejarlo, controlarlo, convivir con él.

  • Liderazgo trascendente

    Paolo asumió la responsabilidad de ser el referente de un equipo peruano, que no es favorito a ningún lugar donde vaya. Asumió la presión de muchos años de frustraciones deportivas de un país y nunca huyó a ese reto. Siempre estuvo dispuesto a jugar por la selección y sea contra la selección que sea, siempre mostró que no es menos que nadie y que todo es posible de cumplir. Paolo sabe que su ACTITUD no sólo causa impacto e influencia en el equipo de fútbol, sino también en el sentimiento y comportamiento de todo el país. Su liderazgo trascendió las canchas de fútbol.

Todos conocemos la historia de otros jugadores que quizá son y han sido más talentosos que Paolo. Sin embargo, por falta de disciplina, actitud, rebeldía, incapacidad de aprender de sus errores y falta de ganas de trascender, no lograron las metas ni los objetivos propuestos.

Se acerca el fin de año, un tiempo para reflexionar y fijar los objetivos y metas para el 2017. Sean cuales sean tus metas en el rol como padres, hijos, esposos, profesionales, personas, aprendamos lo mejor de esta historia y busquemos mejorar, renovemos la fe y la esperanza de ser mejores, y construyamos un mejor país para todos nosotros. ¡Está únicamente en nosotros hacer que las cosas sucedan!

¿Qué actitud tomarás en tu próximo reto? ¿Te comprometes contigo mismo para lograr tus metas? Todo es posible, depende únicamente de ti.


Si te gustó este artículo y quieres conocer más de mí, puedes revisar mi web Aldo Tapia

Si te interesa que escriba acerca de un tema en particular, puedes enviar un email a consultas@aldotapia.pe

LinkedIn