AldoTapia
Jaque Mate a la Estrategia Por Aldo Tapia

La innovación se ha convertido en una palabra clave para la continuidad de las empresas de cara al futuro. Practicando la innovación, las empresas no sólo mantienen su competitividad, sino que nos ayudan a transformar nuestra existencia, a mejorar el mundo en que vivimos.

Sin embargo, de acuerdo a un estudio reciente de la prestigiosa consultora internacional McKinsey (McKinsey Global Innovation Survey), pese que el 84% de ejecutivos considera que la innovación es muy importante en la estrategia de crecimiento de la empresa y el 80% cree que su modelo actual de negocios está en riesgo, sólo el 6% está satisfecho con los resultados que los procesos de innovación están generando en sus empresas. La falta de claridad para definir el problema a resolver y el desconocimiento del proceso para implementar la solución son las principales causas de su insatisfacción.

¿Qué está ocurriendo?

Si bien las empresas son conscientes que tienen que desarrollar la innovación en sus procesos, lo cierto es que la gran mayoría no sabe cómo realizarlo y, lo que es peor, para qué.

A continuación, mencionaré las diez principales barreras que impiden a las empresas tener éxito en los procesos de innovación. Así como es importante saber qué hacer, es igual de importante conocer qué no se debe hacer.

  1. Los líderes sienten “terror” de canibalizar su exitoso modelo de negocio.  

Se comete el error de pensar que los negocios son eternos. Hoy el mundo es extremadamente veloz y la competencia aparece de cualquier lado y en cualquier momento. Nos debemos anticipar a este momento, porque luego puede ser demasiado tarde.

  1. El modelo de negocio actual es extremadamente poderoso.

Tener una “vaca lechera” está muy bien, el error aquí está en dejar de explorar nuevas oportunidades de negocio por no salir de la zona de confort.

  1. Existe pánico a cometer errores y a equivocarse.

Sin duda, el miedo a fracasar es una barrera enorme para innovar, debido a que se trata de un tema cultural. La innovación requiere un cambio de chip mental y cultural dentro de la empresa.

  1. No existe tolerancia a los resultados impredecibles.

Todo lo que genera incertidumbre nos incomoda. Nos acomoda más evitar el riesgo, en lugar de enfrentarlo.

  1. Existencia de “silos” dentro de la empresa.

Problema muy común. No existen objetivos compartidos. Aquí cada uno vela por su propio interés, que no necesariamente es el interés de la empresa.

  1. La alta dirección exige éxito en el corto plazo.

Para las estrategias tradicionales y conocidas, se puede tener mucha paciencia, incluso años, porque sentimos que se tiene el control. Pero cuando se trata de algo nuevo, no se tiene paciencia porque nos incomoda no tener claro la certeza en los resultados.

  1. Existe ausencia de incentivos.

Las personas son los principales ejecutores de las estrategias y es un deber buscar su compromiso, involucrándolos en el proceso y usando reforzadores para lograr su alineamiento.

  1. No se tiene una forma efectiva de medir el progreso.

La selección de buenos indicadores de gestión es un problema porque no existe coherencia con los objetivos planteados.

  1. La solución está orientada en el producto y no en brindar una experiencia diferente al cliente.

No se tiene en cuenta el “para qué” se está haciendo la innovación y cuál será el impacto en la experiencia del cliente.

  1. La innovación está centrada en sólo un área de la empresa.

El buscar la innovación es una actitud de toda la empresa, no es un proceso de un área específica.

¿Qué tienen en común estas barreras?

Las barreras nacen dentro de la empresa, y la solución está únicamente en la forma de pensar y actuar de los líderes y gestores de las mismas.

Y, ahora, ¿vas a cambiar tu forma de pensar y actuar con respecto a ella?

Si te gustó este artículo y quieres conocer más de mí, puedes revisar mi web aldotapia.pe

Si te interesa que escriba acerca de un tema en particular, puedes enviar un e-mailconsultas@aldotapia.pe

LinkedIn