AldoTapia
Jaque Mate a la Estrategia Por Aldo Tapia

Tú puedes tener el mejor Plan Estratégico del Mundo, pero si no tienes la capacidad para implementarlo, no te servirá de nada. Dicho esto, ¿por qué abundan cursos de planeamiento estratégico y existen pocos cursos de ejecución estratégica?

La respuesta es muy sencilla. El tener un plan nos da seguridad, nos genera una sensación de estabilidad, de estar bajo control, de ir por el camino seguro. Pero, ¿qué sucede cuando el camino para el cual has invertido mucho tiempo, dinero y otros recursos no es el correcto? ¿qué sucede si existen otros caminos mejores? ¿qué sucede si requieres cambiar de ruta e ir a otro destino, quizá utilizando otro vehículo?

Seguramente, como eres un experto realizando planes estratégicos, buscarás inmediatamente realizar otro plan para enfrentar este nuevo problema.

Hace algunos años, en el siglo XX, uno de los principales problemas que existía para tomar decisiones era la escasez de información. Hoy el problema es absolutamente diferente ya que tenemos abundante información y el problema radica en saber elegir la información correcta que nos permita generar un impacto estratégico para la empresa.

Pero la búsqueda de información, no es un proceso controlado o seguro. De hecho se trata de un proceso de aprendizaje continuo que Willie Pietersen, profesor de estrategia de Columbia Business School, lo resume muy bien en lo que él llama el Modelo de Aprendizaje Estratégico y que consta de cuatro fases: Learning (Aprender), Focus (Enfocar), Align (Alinear) y Execution & Experimentation (Experimentar), con el fin de volver al inicio del proceso y aprender lo máximo del proceso de experimentación.

Experimentar y fallar es la parte esencial de la innovación. Una innovación es “algo” desconocido a punto de ser “descubierto”, que siempre vendrá de un proceso de prueba y error. Pese a este hecho, todavía existen muchos líderes corporativos que ven el fracaso como algo a ser evitado y no como parte de un proceso de aprendizaje que debe ser aprovechado. Este tipo de líder siempre tratará de mitigar los riesgos y, de alguna manera, tomar decisiones en un ambiente de confort y razonabilidad. ¿Te suena conocido?

Adicionalmente, existen también empresas con varios niveles jerárquicos, donde la opinión de los líderes tiene más peso que la opinión de los subordinados; sin embargo, estas opiniones normalmente toman como base el instinto personal antes que la “información clave y valiosa” y la única cosa que te puede dar la base y argumento para emitir una opinión respetable es la información clave que tengas, la misma que se puede obtener en grandes cantidades, luego del proceso de experimentación y aprendizaje que debes realizar. Estamos en un mundo incierto, inestable, donde las variables continuamente se moverán, la información jamás será estática, sino es muy dinámica, se transforma, se reinventa.

Sin duda, justificar un proceso de experimentación como base de la ejecución estratégica, no es un proceso sencillo. La mayoría de organizaciones tiende a reconocer y premiar los avances disruptivos antes que los avances incrementales. Sin embargo, una empresa requiere de ambos avances para seguir siendo competitiva y es más factible que una empresa que tenga una cultura de buscar permanentemente mejorar procesos, haciéndolos más simples, ágiles y diferentes pueda desarrollar algo totalmente disruptivo que una empresa que nunca busque arriesgar y sólo se limite a seguir un plan y luego a explicar las razones del por qué el plan no se cumplió.

Toyota, es una empresa que tiene un proceso de experimentación continua en la búsqueda de mejorar sus costos, incrementar su productividad y desarrollando utilidades y servicios a los autos para dar mayor valor a sus clientes, pero en paralelo, también tiene equipos desarrollando una nueva tecnología como los vehículos híbridos.

Google es una empresa que realiza entre 3,000 y 5,000 experimentos por año. Muchos de estos experimentos, sin duda no serán los productos estrella de la empresa, pero el aprendizaje e información valiosa que obtendrán de los mismos, serán la base para que 3, 5  o 10 nuevos productos sean exitosos y les permitirán seguir siendo una de las empresas más exitosas del mundo.

Experimentar, requiere enfrentar los riesgos en lugar de evitarlos. Requiere aprender para dar un paso adelante en búsqueda de algo mejor. No se trata de ir fallando y fallando sin ningún sentido, se trata de cometer errores inteligentes; aquellos que te dejan un beneficio mayor, al costo de cometerlos pero optimizando el recurso más valioso que tienes: el tiempo.

¿Estás listo para experimentar y aprender?

———————————————————————————————————————————–

También te puede interesar:

Si te gustó este artículo no te olvides de compartirlo y ayudar a transmitir el mensaje a otros líderes que quieran mejorar su eficiencia en el trabajo.

Si quieres conocer más de mí, puedes revisar mi web aldotapia.pe

Si te interesa que escriba acerca de un tema en particular, puedes enviarme un e-mail a consultas@aldotapia.pe

LinkedIn