AldoTapia
Jaque Mate a la Estrategia Por Aldo Tapia

¿Cuántos años tienes? Tengo 41 años, 9 meses, 8 días.

¿Cuántos años te quedan de vida? no lo sé.

Todos nosotros vivimos nuestro día a día, como si nuestros días fueran eternos, como si fuéramos a vivir para siempre. Quizá no pensamos que nosotros somos seres humanos vivos,  que en cualquier momento de nuestra historia, dejaremos de vivir.

En algún momento de nuestra vida, nos hemos enterado que algún amigo cercano o familiar, nos dejó de acompañar o cayó en una enfermedad grave y cuando eso pasa, decimos “que pena”, “que mala suerte”, “¿por qué a él? Qué pena por sus hijos, que sufrimiento para su familia”. ¿Te has puesto a pensar que todos, absolutamente todos podemos pasar por lo mismo?

Hace algún tiempo, la revista Harvard Business Review, publicó un estudio que se realizó a una cantidad importante de personas que fueron diagnosticadas con una enfermedad terminal y les preguntaba ¿te arrepientes de algo en la vida? La gran mayoría respondió que se arrepentía de no haber tenido la valentía de expresar sus sentimientos a las personas que les importaban, de no haber tomado mejores decisiones y en algunos casos de no haber respetado sus principios.

Ahora vivimos en 2 mundos, nuestro mundo físico y el mundo digital. Pareciera que el mundo digital poco a poco nos está volviendo más insensibles, menos humanos. Gracias a este mundo vivimos de alguna manera anestesiados con respecto nuestro mundo real y buscamos continuamente sentir emociones dentro de él. Pareciera que en el mundo virtual, nos sentimos más capaces de demostrar todo aquello que en el mundo físico anulamos o no se nos es difícil de realizar. Mientras el número de likes y comentarios generan una gran emoción y sentido de conexión, en el mundo real nos volvemos cada vez más insensibles y ajenos a la realidad.

Antes el gran reto que teníamos, era poder gestionar nuestro tiempo diario, para dedicarlo a las cosas importantes. Pero el problema que vemos hoy, es que la percepción de “lo importante” está cambiando de manera radical. El tiempo que una persona pasa en el día en el mundo digital, sacrifica gran parte de eso que antes era considerado importante. Vivimos pensando más en parecer alguien importante que en hacer cosas que importen.

Yuval Noah Harari, autor de best sellers como Sapiens y 21 lessons for the 21st century, nos dice que las personas hoy día, pese a vivir en un mundo “mejor” y que continuamente evoluciona y se desarrolla, no son más felices que sus antecesores. Se tiene la falsa creencia que mientras más cosas tengamos, seremos más felices. Sin embargo, ¿cuántas veces hemos escuchado de personas famosas que teniendo “todo”, tienen vicios, adicciones o lo que es peor se suicidan por no ser felices?

La respuesta radica en lo que significa para cada uno de nosotros la felicidad.

Maestro: ¿Eres feliz?

Ignacio: Claro que soy feliz, tengo una esposa, hijos, soy director de una empresa, gano muy bien, tengo carro del año, tengo todo lo que cualquier persona siempre ha querido tener.

Maestro: No te he preguntado qué tienes, te he preguntado si eres feliz.

Este fragmento de la película “El secreto de las 7 semillas” que tiene como base la excelente obra literaria de David Fischman, nos invita a reflexionar acerca de la importancia de descubrir el motor y motivo de nuestra razón de vivir.

 

¿Te has preguntado cuál es tu razón de vivir?

Ésta es una pregunta muy personal, que mientras más rápido encuentres la respuesta, tendrás mayores posibilidades de vivir tu vida de manera más completa, íntegra y, sobre todo, de manera trascendente.

Las personas más felices, no siempre son los que más tienen, sino los que sienten que ya nada les hace falta para ser feliz. A veces buscamos tenerlo todo y mientras más posibilidades de elegir tengamos, más insatisfacción sentiremos con nuestra realidad, porque serás consciente que existen cosas que no puedes tener.

A veces vivimos muy pendientes del dinero y sacrificamos nuestro tiempo por eso. Deseo citar unos conceptos acerca del dinero que escuché en una conferencia de Rafael Zavala, director del PAD de la Universidad de Piura. “Tenemos mucho más ahora pero ¿A qué costo? Gastamos más dinero y tenemos cada vez menos. El dinero puede comprar la diversión pero no la felicidad, el remedio pero no la salud, el lujo pero no la belleza, el nicho de muerte, pero no la paz interior.  Tenemos casas más bonitas pero hogares más rotos, le damos like a todo pero a la vez nos cuesta sonreír muchísimo y pasamos más tiempo con pantallas que con personas”.

Dicen que la droga moderna de hoy, son las maratones de Netflix y las redes sociales. Te quitan tiempo, te consumen. Se tiene que volver a valorar los detalles, el jugar con tus hijos, el conversar con tu pareja, el pasar tiempo con tus amigos, el compartir con tus familiares queridos.

¿Te darás un tiempo para esto?

LinkedIn