VíctorGobitz
La agenda minera Por Víctor Gobitz

Me permito aprovechar este momento deportivo grato y esperado por más de tres décadas, para enlazarlo con nuestra industria minera.

La selección de fútbol peruana llega al Mundial por un trabajo planificado y por la conformación de un equipo donde las once individualidades están alineadas con un objetivo común. Nuestro Perú Minero también cuenta, en términos de competitividad, con once atributos (individuales) que nos han colocado en el escenario mundial.

Nuestros once atributos mineros son:

  1. La geología de nuestro territorio, prolífica en metales, tales como oro, plata, cobre, plomo, zinc y estaño
  2. Nuestra tradición minera, como actividad económica y conocimiento que se remonta incluso al período preincaico
  3. La dimensión ya alcanzada, donde destaca nuestra posición mundial, en el segundo lugar de la producción de cobre y plata
  4. Los centros académicos y de entrenamiento existentes, para la formación de cuadros profesionales, técnicos y operarios
  5. Los contratistas de obras mineras, con el grado de experiencia alcanzada
  6. Los proveedores de bienes de capital e insumos, que permiten la actualización tecnológica permanente
  7. Las firmas de ingeniería y consultoría, como depositarias del conocimiento especializado
  8. Las instituciones gubernamentales mineras, tales como MEM e Ingemmet
  9. Las instituciones gremiales mineras tales como: SNMPE, IIMP y CIP
  10. El marco institucional normativo minero, tanto en promoción, regulación y fiscalización, tales como Minam, ANA, Oefa y Osinergmin
  11. Completando la oncena, el marco macroeconómico instaurado hace más de tres décadas, en el que destacan el MEF, Sunat y BCR.

Como nuestra aspiración no debería limitarse a sólo asistir al Mundial, sino a disputar en un futuro cercano la Copa de Campeón del Mundo; eso necesariamente supone contar con un semillero de atletas talentosos. Para dicha aspiración debemos derrotar de manera seria y sostenida los niveles de pobreza y los altos índices de anemia que aún aquejan a nuestra infancia.

El desarrollo pleno de nuestro portafolio de proyectos mineros (más de US$60,000 millones), como parte de una visión compartida del desarrollo socioeconómico de toda nuestra Nación debería ser un pilar para dicho objetivo.

En nuestro fútbol, como en nuestra minería, aspiramos a ser campeones. ¡Arriba Perú!