VíctorGobitz
La agenda minera Por Víctor Gobitz

Prospectors and Developers Association of Canada (PDAC) es un evento minero mundial que se organiza anualmente desde el 1932 en la ciudad de Toronto. Este año se realizará entre el 3 y el 6 de marzo, y se estima que concurrirán más de 25,000 personas, representando a 135 países.

Nuestro país, como en la última década, asistirá con una delegación público – privada, al igual que otros países de la región como Chile, Brasil, Argentina, Colombia y Ecuador.

Este foro mundial cumple varios propósitos, que pasamos a describir.

Por un lado estarán las empresas de exploración junior, quienes mostrarán sus avances, tratando de generar interés en las empresas mineras en operación, para eventualmente concretar una asociación o venta porque ya lejanos están los días en que los inversionistas en la Bolsa de Toronto eran generosos con las mineras juniors, quienes emitían acciones por decenas de millones de dólares para financiar sus campañas de exploración.

Asimismo, el PDAC será un espacio donde las distintas jurisdicciones mineras, representadas por sus autoridades gubernamentales, junto con miembros del sector privado, buscarán atraer inversión extranjera, destacando los atributos de su territorio en términos de su potencial geológico, su estabilidad macroeconómica, su marco legal – tributario, su ecosistema de proveedores de bienes y servicios, destacando como casos de éxito sus principales proyectos en construcción.

En adición será un espacio donde se debatirán temas comunes a esta industria global como la construcción de relaciones armoniosas con la población local, desarrollo sustentable, regulaciones ambientales, innovación tecnológica y tendencias de consumo y precio de los metales, entre otros.

Temas de conversación en el propio evento y en el sinnúmero de desayunos, almuerzos, cenas y cócteles que se realizan entorno al PDAC serán, sin duda, las recientes transacciones de M&A de BarrickRandgold, NewmontGoldcorp, y Panamerican SilverTahoe Resources, y no menos importante serán las conversaciones y lecciones aprendidas que surgirán sobre la reciente falla catastrófica de la presa de relaves de Brumadinho (Brasil) por parte de la minera Vale.

Cabe destacar también que, por lo general, en días previos al PDAC, el instituto Fraser publicará su Índice Mundial de Competitividad Minera que permite comparar cómo se percibe una jurisdicción minera en relación a otras. Los resultados de esta publicación anual también serán parte del debate.

¿Qué se espera de la delegación peruana en el PDAC?

Consideramos relevante que las autoridades gubernamentales destaquen el esfuerzo multidisciplinario y de diálogo concertado que están liderando con los más diversos estamentos representativos de la sociedad peruana para formular una visión compartida de la industria minera peruana al 2030.

También sería destacable que presenten las mesas de concertación conformadas entre entidades gubernamentales y privadas para continuar la simplificación administrativa con el objetivo de mantener rigurosidad y altos estándares, pero evitando la redundancia o red tape.

Desde el sector privado, lo más destacable será mostrar los avances en los nuevos proyectos mineros como Quellaveco y Mina Justa.

Sin embargo, este foro mundial le otorgará al gobierno peruano una oportunidad excepcional y única de dar un mensaje potente, de resonancia nacional e internacional, respecto a su respaldo a las inversiones mineras formales: el otorgamiento del permiso de construcción del proyecto minero Tía María.

Tía María es un proyecto de cobre que ha cumplido con toda la normatividad vigente, incrementará la base tributaria sostenible y de largo plazo que requiere el país y particularmente en Arequipa, y generará empleo formal y bien remunerado para la juventud arequipeña.

La facultad de otorgar este significativo permiso de inversión le corresponde inequívocamente al Poder Ejecutivo y dicha decisión no debe basarse en criterios coyunturales de popularidad política.

Si queremos dejar una huella positiva en el próximo PDAC 2019, me permito concluir parafraseando un adagio de un viejo amigo minero: “el poder debe ejercerse no solo ostentarse”.