JoseRevilla
Líderes que ejecutan Por Jose Revilla

Estamos viviendo una revolución digital que se ha acelerado fuertemente en estos últimos 5 años por el impresionante crecimiento de los smartphones. Éste es un nuevo mundo: más digital, más conectado y donde todos estamos más expuestos.

En este nuevo mundo, las personas y las empresas generan permanentemente nuevos contenidos de todo tipo. Contenidos que son gestionados de una u otra forma por tecnologías que no dejan de evolucionar, entre las cuales se encuentran Cloud Computing, Big Data, IOT, las redes sociales y diversos sistemas de mensajería. Sin el aprovechamiento de estas tecnologías, es muy difícil que una empresa pueda ser exitosa en el futuro.

Estos contenidos se encuentran en todas partes y en todos los ámbitos, incluyendo el fútbol. Hoy se sabe que en un partido se generan más de 8 millones de datos. Al igual que otros equipos, la selección peruana comenzó a explotar algo de esta información en las últimas eliminatorias. Ésto permitió evaluar mejor el rendimiento y la productividad de los jugadores, gracias a lo cual, el comando técnico pudo tomar mejores decisiones a la hora de seleccionar a los jugadores.

La clave en la gestión de contenidos es bastante simple de entenderse. Hay que capturar datos que generen información de valor para  tomar mejores decisiones.

La comunicación a través del uso de las redes sociales y sistemas de mensajería también es muy relevante para posicionar a la empresa. Representa grandes riesgos y oportunidades y nos da la oportunidad de interactuar en forma mucho más efectiva, tanto al interior como al exterior de la empresa. Nos brinda la oportunidad de estar mucho más cerca y reaccionar rápidamente a las experiencias y los sentimientos expresados por todo tipo de público, incluyendo a nuestros colaboradores, clientes y proveedores. Generar una buena estrategia de comunicación, involucrando a todos los colaboradores, es muy potente. Pero no es suficiente, no basta con tener un perfil activo y comunicarnos con el mundo a través de las diversas redes sociales y demás aplicaciones.

La transformación digital va más allá. Tiene que ver con innovar para mejorar nuestros procesos. Brindar mejores servicios. Crear ventajas competitivas que nos permitan mejorar nuestros resultados en una forma sostenida. La transformación digital no termina nunca. Es un proceso de mejora continua. Por ello, se requiere una nueva cultura organizacional que debe ser soportada por todos los líderes.

La transformación digital consiste en aprovechar la tecnología y crear valor a través de nuevos o mejores procesos que contribuyan principalmente a:

  • Generar nuevos ingresos
  • Lograr mayores eficiencias
  • Mejorar la experiencia de los clientes
  • Mayor capacidad de respuesta a los cambios del mercado
  • Incrementar el alineamiento y la colaboración de nuestros equipos

Por otro lado, no basta con definir y priorizar algunas iniciativas para crear nuevos procesos. Diversos estudios nos hablan de un gran número de proyectos de transformación digital que fracasaron en su ejecución. En muchos casos, estas iniciativas no tuvieron éxito a pesar de ser llevadas a cabo por personas capaces y de usar metodologías probadamente eficaces.

Para llevar a cabo una transformación digital, es necesario involucrar a toda la empresa. Se requiere de un cambio de la cultura organizacional.

Este cambio cultural, tiene que empezar por los líderes, cuyo comportamiento y conocimiento, tiene que estar a la altura para poder liderar a sus equipos hacia la transformación digital. Por ello es fundamental que todos los líderes estén comprometidos y entiendan que por encima de los objetivos de cada una de sus áreas, hay grandes objetivos de esta transformación digital que involucran a toda la empresa y que son prioritarios. Se necesitan líderes que a través de su comportamiento y su conocimiento, puedan  llevar a cabo este cambio cultural.

Principales pasos para iniciar un proceso de transformación digital:

  1. El CEO y el Comité Ejecutivo de una empresa deben ser el ejemplo y estar comprometidos con las iniciativas de transformación.  Deben participar activamente promoviendo, fomentando y motivando a la organización para crear una nueva cultura que permita la transformación digital de la empresa.
  2. La estrategia digital debe ser primordialmente enfocada en el cliente. Las prioridades deben estar enfocadas en mejorar los procesos que le faciliten la vida al cliente en su interacción con nuestra empresa.
  3. Tenemos que capacitar y motivar al personal. Empezando por los líderes, para que puedan entender la importancia de los cambios y los beneficios que trae la transformación digital. También es importante que se entienda el rol que juega cada área y cada persona.
  4. Debemos priorizar la ejecución de los proyectos de transformación. Hay que dotarlos de equipos transversales a la organización,  que incluyan personas de las diferentes áreas. De esta forma se maximizará el éxito de cada uno de los proyectos.
  5. Sistema de incentivos. Es importante que esté alineado y promueva el éxito de estas iniciativas de transformación en toda la organización.
  6. Contar con un modelo de seguimiento periódico. Debe ser liderado por el CEO de la empresa. La revisión de los proyectos debe hacerse como parte del Comité Ejecutivo. La idea es entender los progresos de cada proyecto y ver la forma de acelerarlos y potenciarlos. Es una gran oportunidad para capturar aprendizajes que puedan capitalizarse en el futuro.

La clave del éxito de la transformación digital consiste en generar un cambio de la cultura organizacional que involucre y comprometa a todo el personal. El Líder es el principal responsable de generar este cambio.