Maria JoséMeza Cuadra
Management público desde NYC Por Maria José Meza Cuadra

En mis primeras semanas viviendo en Nueva York me ha sorprendido que cuando digo que soy del Perú, las referencias más populares, como ‘Machu Picchu’ o ‘cebiche’, han sido reemplazadas por comentarios positivos, y hasta palabras de admiración por nuestro nuevo gobierno.

Con pena debo admitir que me cuesta creer que nuestro gobierno pueda ser para otros un referente. Como peruana, sé de las inmensas falencias de nuestro país, conozco de primera mano las debilidades que tiene el Estado para superarlas y lo lejos que estamos de poder considerar que contamos con una administración pública eficaz y eficiente. Sin embargo quiero creer que tenemos los insumos para lograrlo y que la positiva imagen internacional de la que gozamos hoy tiene algo de cierto.

Tenemos los factores de producción básicos: democracia, capital humano y recursos económicos. Contamos con una democracia relativamente consolidada, que, a pesar de sus debilidades institucionales, nos permite tener opciones políticas y económicas, que se demostraron en los resultados de las últimas elecciones. Además contamos con un gobierno compuesto, en su mayoría, por profesionales de primer nivel, muchos de ellos provenientes del sector privado que dejaron sus puestos mejor remunerados por la trascendencia que el ser parte de este gobierno les puede representar. A ello se suma que nuestra economía continúa siendo estable, y, si bien no al mismo ritmo de hace unos años, presenta un crecimiento mayor que el de nuestros pares en la región.

Estos tres insumos parecen muy básicos, pero si se gestionan adecuadamente se pueden transformar en las políticas, servicios y bienes públicos del país moderno que este gobierno quiere lograr para el 2021. El reto es grande, pero si la convicción por asumirlo es real, se abre un espacio para la innovación en la gerencia pública. Desde este espacio, en este blog, nos enfocaremos en aprovechar esta oportunidad, y analizar y discutir experiencias exitosas y fallidas, diseñadas e implementadas nacional e internacionalmente, que le dejan al Perú lecciones de management público de un país moderno.