Maria JoséMeza Cuadra
Management público desde NYC Por Maria José Meza Cuadra

El pasado 29 de abril, se llevó a cabo el II Encuentro de Estudiantes Peruanos de Políticas Públicas en Estados Unidos, en mi universidad (Columbia University) y de cuyo comité organizador fui parte. Esta edición se llamó “De las buenas intenciones a las acciones efectivas” pues el tema principal fue la implementación de políticas públicas y los retos que ello implica. Se habló de los retos en la implementación de políticas educativas, en la implementación de la reforma del servicio civil y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La ponencia magistral estuvo a cargo de Jaime Saavedra, exministro de Educación (Minedu) y actual Director Senior de la Práctica Global de Educación del Banco Mundial, quien compartió con el auditorio las lecciones que su experiencia en el Minedu le dejó. Para Saavedra, la eficiente implementación de políticas públicas requiere de tres componentes: diseño decente, capacidad de implementación y alineamiento político. ¿Qué significa cada componente? A través de cuatro ejemplos de iniciativas clave que se llevaron a cabo durante su gestión, el exministro las ilustró. Comparto con ustedes un resumen de lo que nos comentó:

  • Incremento presupuestal: alineamiento técnico y político

El presupuesto para el sector educación se incrementó en alrededor de un punto porcentual entre el 2013 y el 2016, luego de más de diez años sin mayor incremento. Para Saavedra, ésto fue posible logrando una relación horizontal con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y un alineamiento político dentro del gabinete.

Por un lado, Saavedra trajo a su equipo personal del MEF, lo cual motivó que se hicieran ajustes en el Minedu que permitieron que los requerimientos de dinero tengan el sustento necesario. “Se logró poder decirle [al MEF]: requiero recursos adicionales. Tengo las metas y también los mecanismos de contingencia”, afirmó. Estos mecanismos de contingencia fueron críticos para maniobrar recursos adonde más se necesitaban cuando la ejecución no se daba como planeado. “Antes se tenían los recursos de cada Dirección dentro de un candado, necesitábamos la capacidad de mover recursos”, dijo Saavedra.

Por otro lado, si bien son diversos los factores que pueden haber influido en que educación haya sido el sector que tuvo un mayor incremento en su presupuesto, Saavedra resaltó el impacto que tuvieron los resultados de la Prueba PISA. Estos fueron publicados tres semanas después del inicio de su gestión y posicionaron al Perú en el último puesto. “Esto nos facilitó que fuéramos realistas. Darle un remesón al país […] no estamos mal, estamos muy mal”, agregó el exministro.

  • Jornada escolar completa: diseño “decente”

A mediados de 1970, se crearon segundos (y hasta terceros) turnos en las escuelas secundarias a fin de atender la creciente demanda por educación. El recorte en las horas de clase afectó la calidad de la educación que los estudiantes reciben. A fin de hacer frente a este problema, se diseñó la Jornada Escolar Completa (JEC), intervención que no sólo implica más horas de clase, sino que también un cambio curricular y una mayor inversión en infraestructura y equipos. El diseño de la intervención, por tanto, es compleja. Frente a ello, y como es usual, la propuesta inicial del Minedu fue la de hacer un piloto con 50 escuelas. Sin embargo, para Saavedra, ésto no era una opción. “Una vez que lo hagamos y lo evaluemos ya estamos fuera del gobierno. El modelo perfecto no va a estar listo, pero se tiene que pensar en un aprendizaje adaptativo y tener metas ambiciosas”, acotó. Esto es la que Saavedra llama un diseño “decente”.

Además, el exministro resaltó como el soporte político para esta iniciativa vino directamente de los actores del sector: los padres estaban felices con más horas de educación para sus hijos; y los profesores con más horas de trabajo.

  • Reforma magisterial: coherente implementación

La ley de reforma magisterial es compleja, no sólo por todos sus componentes, pero sobre todo porque buscaba introducir el criterio de la meritocracia a un sistema que había funcionado por años sin él.

Saavedra resaltó lo importante que fue para la estrategia de implementación el contar con mensajes positivos y coherentes que contribuyeron a hacerle frente a la resistencia por parte de los docentes a cambios en el status quo. En primero lugar, el Minedu intentó tener un discurso distinto sobre y con los maestros: los maestros como parte de la solución y no del problema. Una segunda señal que buscó implementar el Minedu para asegurar la sostenibilidad de los procesos de nombramiento de profesores sobre la base de los resultados de los concursos fueron los altos estándares que se establecieron y, sobre todo, mantuvieron. “En el primer proceso de nombramiento se puso a concurso 20,000 plazas, postularon más de 200,000 y 8,000 pasaron la valla”, comentó Saavedra. Solo estos 8,000 ocuparon las plazas disponibles. Si bien no es posible saber a ciencia cierta el impacto de estas señales, lo cierto es que la ley ya está en su tercer año de implementación.

  • Ley Universitaria: poder político

La Ley Universitaria que busca establecer estándares mínimos de calidad y que establece un esquema regulatorio ha sido una de las iniciativas más controversiales del sector de los últimos años. En efecto, la reforma universitaria tuvo mucho que ver con la censura del exministro.

“Aquí tienes un tienes un diseño perfectible, una implementación posible, pero un alineamiento político mucho más frágil”, comentó Saavedra. La ley busca regular un mercado en el que hay muchas externalidades, pero en donde por décadas las universidades se han manejado como un negocio cualquiera. ¿Cuál fue el principal obstáculo? “Los ganan son todos, pero los que pierden son específicos, son vocales y tienen poder político”, afirmó Saavedra.

Estos ejemplos ilustran la importancia de los tres componentes –diseño decente, capacidad de implementación y soporte político— para la implementación de las políticas públicas. A estos se le suma la necesidad de tener y sobre todo mantener el sentido de urgencia. Al respecto, Saavedra narró su experiencia en una escuela JEC. “Todos estaban contentos, pero un chico me dijo: esto es bueno para los de primero de media, pero yo estoy en quinto de media, para mí ya es muy tarde. Sí. No había nada que yo pudiera decirle, él no va a volver a tener 14 años”. En efecto, si bien los impactos de las reformas en educación son de largo plazo y la complejidad de las mismas grandes, el momento para implementarlas es ahora.