RichardCuster
Más allá de la innovación Por Richard Custer

La memoria muscular ayuda a que hagamos las cosas mejor: mientras más repitamos una acción, se vuelve más fácil hacerla, corregirla y mejorarla, rompiendo límites en el camino. Varias personas y estudios han desarrollado el tema. Probablemente, el más famoso es “Tipping Point” de Malcolm Gladwell, con su concepto de las 10,000 horas para ser un experto.

Para empezar a flexionar nuestros músculos innovadores en el directorio, comparto algunas preguntas que se deberían contestar para ubicarse en el espectro “conservador–innovador”:

  1. Composición del directorio: ¿Qué carreras tienen los directores? ¿Qué habilidades traen a la mesa? ¿Hay mujeres? ¿Cómo identifican potenciales nuevos integrantes? ¿Entienden todos los directores la base de clientes? ¿Es el directorio realmente independiente de la empresa? El estudio francés “¿La diversidad del directorio influye en la innovación? Impacto de la diversidad de género y edad en los tipos de innovación”, de Fabrice Galia y Emmanuel Zenou muestra las ventajas y desventajas de 1) tener mujeres en el directorio (Ventaja: innovación en marketing / Desventaja: innovación de productos) y 2) tener diversidad de edades (Ventaja: innovación de producto / Desventaja: innovación organizativa). Asimismo, más de ocho estudios diferentes entre 1989 y 2009 mostraron que la diversidad en el directorio da resultados cognitivos positivos en creatividad, resolución de problemas, innovación e insights. Las desventajas encontradas son la dificultad para coordinar reuniones, necesidad de más tiempo para las discusiones y una falta de cohesión.
  2. Estrategia y riesgo estratégico: ¿Cómo empiezan las conversaciones sobre estrategia? ¿Cómo identifican nuevos riesgos? A medida que la tecnología, productos, regulación, canales, perfiles de clientes y tecnologías cambian, ¿cambia la discusión o la medición del riesgo en el directorio? ¿Forman alianzas con empresas que podrían aportar algo diferente?
  3. Metas anuales, agenda y performance: ¿El directorio establece proactivamente metas? ¿Cómo miden y celebran el éxito? ¿Hay conflicto o todo es por unanimidad/consenso? ¿Cómo lidian con el conflicto en las sesiones? ¿Cómo sería una “conversación saludable”? ¿Tienen una meta de responsabilidad social claramente definida, ligada a la misión o la nueva versión Massive Transformative Purpose de la empresa? ¿Hay presupuesto para probar cosas nuevas (Ej.: un monto manejable con objetivo definido, pero sin ataduras)?
  4. Reportes y discusiones en el directorio: ¿Utilizan métodos digitales o alternativos para hacer llegar el material a los directores? ¿Pasan la mayor parte de la sesión revisando datos o discutiendo soluciones? ¿Tienen discusiones estratégicas sobre temas de peso?
  5. Planeamiento y sucesión: ¿El directorio planea la sucesión del CEO, la sucesión del directorio? ¿Cómo está el directorio asegurando la permanencia de la empresa en el tiempo?

Es importante que el directorio entienda la diferencia entre governance y management. Governance o gobierno: lo podemos representar como el apetito de innovación que se quiere para la empresa y el seguimiento que se le da. Management: viene a ser la gestión que el CEO y los altos ejecutivos realizan, encontrando la mejor forma de escalar ideas, así como estableciendo los mejores canales de comunicación para permitir un flujo constante y verídico de información en todas las direcciones.

Finalmente, los investigadores Zahra y Garvis presentaron un estudio en el 2000 que mostró que el directorio es crucial para apoyar todas las actividades de innovación e influencian en el nivel de innovación de la empresa. Por lo tanto, señores directores, empecemos a poner en práctica ser innovadores en el directorio.