RichardCuster
Más allá de la innovación Por Richard Custer

Hablar de innovación, sin cambio cultural es imposible. Hacer innovación sostenida es muy difícil, sobre todo, porque reta todos los parámetros bajo los cuales las empresas se han regido. Hay errores, hay caídas, hay pérdidas, pero la innovación requiere esta mirada cruda al interior y poder aceptar que hay cosas que hacemos muy bien, pero tantas otras que no sabemos hacer y que debemos de empezar a hacer si queremos sobrevivir a un ecosistema ultra competitivo, con participantes globales y startups de garaje.

El cambio cultural interno se refleja externamente con resultados positivos sostenidos. Dicho de otra forma: ¿puede una persona verse bella por fuera, si por dentro no se siente así? Con maquillaje te ves bien, pero en el tiempo falta maquillaje para cubrir las imperfecciones. Planteemos otro ejemplo que tiene que ver con nuestra selección de fútbol: un equipo de fútbol con muy buenos jugadores, pero que no cambia su forma de pensar, ¿a dónde llega? Gana partidos fáciles, ¿pero va a un mundial?

Lo mismo ocurre con la innovación y la cultura. Sin un cambio cultural, la innovación es solo “para la foto”. Un conjunto de puntos subrayados que no destaca en el tiempo. Ejemplos hay de sobra y los pueden encontrar online. En esta entrega quiero comentar sobre dos temas específicos: i) las seis claves para enrumbar la innovación y ii) la única ecuación que sirve para ilustrarla.

Casi siempre, al final de cada reunión decimos algo como “cuáles son los siguientes pasos y cómo medimos resultados”. Es entendible que para controlar la variabilidad y tener resultados esperados para que la empresa llegue a su objetivo (y de paso avanzar nuestra carrera) de la manera más rápida posible, se debe tener metas claras y pasos que nos lleven a alcanzarla. Así que les comparto lo que una de las empresas más reconocidas de innovación, Ideo, hizo para unir la innovación con las expectativas de las corporaciones.

Ideo llevó a cabo un estudio masivo. Analizó el resultado de sus 26 años de consultorías y de fuentes externas (como la encuesta anual de empresas más innovadoras de FastCo) para definir cómo se podría medir la innovación y así “democratizarla”. Al margen de lo que innovación signifique en distintas organizaciones, el elemento más importante que encontraron es la habilidad de una empresa para adaptarse y responder al cambio. Para lograrlo, hay 6 frentes que se deben de tomar en consideración y que pueden servir como base para indicadores:

  1. Propósito: Un motivo claro e inspiracional que explique la razón de ser de la empresa.
  2. Vigilancia: Mirar más allá del perímetro de la empresa para entender a los clientes, las tecnologías y los cambios culturales (y porque no, a la competencia).
  3. Experimentación: Probar nuevas ideas, definiendo dirección con evidencia.
  4. Colaboración: Unidades de negocio que trabajan en conjunto, apalancando experiencia y visión para aprovechar oportunidades y retos.
  5. Empoderamiento: Reducir barreras innecesarias para brindar un camino claro, que cree cambio en toda la empresa.
  6. Refinamiento: Elegantemente entrelazar la visión y la ejecución.

Con estos 6 puntos, Ideo midió el desempeño de las empresas con las que trabaja. Rápidamente las debilidades surgieron: una empresa era fuerte en su propósito, pero débil en colaboración. Otra era buena en ejecución, pero mala en experimentación. Al empezar a trackear estas diferencias, las empresas empezaron a tener una forma ordenada y medible de instaurar cambios de innovación.

La pregunta que debe de estar en tu cabeza es ¿qué tiene que ver esto con cultura? Al comienzo hablé de una ecuación, que compartió conmigo el encargado de un mega estudio en Austin (cuando los visité en el 2015 eran como 500 personas, ahora son más de 1,000):

Cultura=

conducta

tiempo

Por lo tanto, si quieres ser innovador, debes cambiar tu cultura. ¿Cómo cambias tu cultura? Considera esos 6 frentes medibles de Ideo y empieza a cambiar tu conducta en el tiempo.

Un ejemplo real: la empresa donde laboro está atravesando por un cambio conductual profundo. El tiempo mostrará cómo nos va, pero por los resultados obtenidos a la fecha (Premio Creatividad Empresarial 2017, 2 años con resultados récords), todo indica que vamos al mundial, ganamos el Miss Universo y quién sabe qué más.