RichardCuster
Más allá de la innovación Por Richard Custer

Haz una búsqueda en LinkedIn y verás que la novedad en esta red profesional tiende a la búsqueda de “innovadores” y tiene a las dos primeras líneas de mando de empresas de distintos rubros empezando a hacerse preguntas como: ¿qué es un gerente de innovación?, ¿cómo identifico al correcto?, si lo encuentro y quiero contratar ,¿cómo le pago y a quién reportaría?, ¿cuál es su línea de carrera? Interrogantes totalmente sensatas dentro del esquema de las empresas y que deben de ser contestadas. Eso sí, antes de decidir algo y empezar este camino, recomiendo contestar una sola pregunta: ¿necesitamos este puesto?

El rol de gerente de innovación (Chief Innovation Officer – CIO o CINO) debe de ser consecuencia y estar alineado con la misión y estrategia de la empresa. Si no es así, consideren tercerizarlo o capacitar a los colaboradores para que se apropien de las iniciativas.

Muchas veces las empresas incluyen en su memoria anual este rol para aparentar modernidad y no estar desfasadas con las tendencias del mercado, pero esta función no debería ser vista como una moda. El CEO de la empresa debe de tener claro por qué contrata a una persona que va a ser responsable de promover la creación de un rol transversal que aportará nuevo valor para la empresa, que va a encantar a los clientes con cambios inesperados que generan alto impacto económico y que, además, va a forzar un cambio cultural. El CEO es normalmente el principal promotor de la innovación en una empresa y el directorio debe de entender el rol que juega el CINO. Si el CEO no está 100% a bordo con esta idea, ni empiecen.

Para precisar esto, se debe definir cuál es el valor agregado que brindará este rol a la empresa y luego qué tanto o qué tan rápido se puede ser disruptivo. Por lo general, las empresas que tienen una necesidad más marcada son las que producen o son dependientes de la tecnología. Empresas como las de servicios también son parte de este grupo, sin embargo, algunas veces éstas pueden hacer cambios de manera más orgánica y un gerente de innovación puede ser sobredimensionado.

En los últimos años he conversado con varias empresas sobre esta necesidad y te das cuenta quién necesita este rol y quién lo hace solo para la foto. Les comparto la experiencia que tuve con una empresa que me contactó para aclarar la operatividad de esta posición después que ya había contratado una persona super capacitada para el cargo de CINO. Conversamos tres veces. En la primera reunión, el CINO me explicó la idea que tenía para su puesto y cómo quería integrarlo a la empresa. Le pregunté: ¿el CEO apoya esta iniciativa? Me respondió que primero le estaba dando forma, pero que el CEO había aprobado la creación del puesto. Además, le consulté si tenía una idea clara de cómo esto iba a agregar valor a la empresa. Me habló mucho sobre teoría que había leído, pero pocas cosas en concreto.

Investigué mucho sobre la empresa, su raíces y razón de ser, así como su cobertura global y creé un plan de implementación que tenía sentido para ellos. En la segunda reunión nos sentamos con el VP y le pregunté lo mismo: ¿está el CEO de acuerdo con esto? Me contestó: “claro, pero queremos tener un buen plan antes de abrirlo a la empresa”. Mejor respuesta, menos inocente, pero no había contestado la pregunta. Les comenté que la innovación (según la definición de captar insights de clientes y accionar sobre eso buscando generar un impacto económico grande) era algo que ellos no iban a hacer con los productos que comprenden el 90% de su venta porque eso lo hacía su matriz, pero que podían hacer mejoras innovadoras en su cadena de valor o la forma en que interactúan con sus equipos de campo. Me contestaron que habían avanzado su expectativa desde la última vez que conversamos y que replantee mi idea con algo más aterrizado porque un plan holístico no era necesario.

Pasé un tiempo revisando mis notas, la misión de la empresa local y la matriz. Me reuní una última vez con el CINO y le presenté planes de corto, mediano y largo plazo, así como los cambios culturales que debería de considerar, ya que su rol no era solamente la responsabilidad operativa, sino que se trataba de un proceso mucho más profundo. A esto, el CINO me respondió: “hemos avanzado la necesidad del puesto y parece que no tienes claro el pedido”. Ha pasado casi dos años desde la primera conversación y a la fecha solo he leído sobre una “innovación” para los integrantes del equipo de campo que vino de la matriz y que, además, están metidos en una transformación digital.

Es importante que el CEO de una empresa tenga claro por qué debería contar con un Chief Innovation Officer y que compre la idea. La innovación se hace o desapareces, pero no es necesario tener a una persona en ese rol. Al final, las empresas que ya están avanzadas en este proceso coinciden que para que sea exitoso toda la empresa debe de innovar. La pregunta es cómo. ¿Tú qué piensas? ¿te hace falta un gerente de innovación?

En la siguiente entrega hablaré sobre las responsabilidades y el perfil de un CINO.