PabloEspinel
Mundo en cambio Por Pablo Espinel

¿Se ha puesto a pensar cuánto ha cambiado su entorno en los últimos años? Una rápida reflexión posiblemente lo llevará al fenómeno de cambio más visible: la tecnología. En menos de dos décadas, prácticamente desapareció la telefonía fija en casa; los CD de música dieron paso a servicios de streaming en la nube; pasamos de alquilar películas en VHS a retransmitirlas en Netflix y a tenerlas disponibles a cualquier hora y en cualquier lugar.

Sin embargo, algunos fenómenos que están cambiando el mundo no son tan evidentes ni dejan rastro físico. Mas importante aún es el hecho de que, debido al arraigo de la globalización, estos fenómenos afectan ahora también a los países fuera del ‘núcleo’ geopolítico y económico tradicional de naciones grandes y poderosas.

Hoy las decisiones que se toman fuera de nuestras fronteras tienen un impacto directo en nuestras vidas. Por ejemplo, una imposición de tarifas a los textiles en China abaratará o encarecerá los costos de la ropa hecha allí, dependiendo del país de destino. La sobreexplotación del mar y el aumento de la temperatura a nivel global podría dejarnos sin varios productos comestibles que hoy disfrutamos y que no se producen localmente. Por otro lado, la competencia entre, digamos, Apple (de EEUU) y Huawei (de China) podría producir un efecto positivo en los precios de los smartphones, haciéndolos mas accesibles a una mayor cantidad de gente alrededor del mundo.

¿Cuáles son algunos de los principales fenómenos de este ‘mundo en cambio’? En una entrevista, el nuevo líder del The New York Times, A.G. Sulzberger, dijo que estamos frente a tres o cuatro que están ahora mismo cambiando el mundo tal y como lo conocemos. El primero es el ascenso del populismo global, en muchos casos conectado al autoritarismo y en desmedro de la democracia. Segundo, la tecnología, que está rehaciendo todos los aspectos de cómo se vive la vida y que reorganiza nuestra economía a una velocidad vertiginosa. Tercero, el cambio climático que, aunque de una manera menos clara, también está cambiando nuestra realidad en la tierra y traerá consecuencias inimaginables. Cuarto, el debate alrededor de ideología, raza y género. Desde la consolidación del fundamentalismo islámico (por ejemplo, ISIS) pasando por partidos políticos xenófobos —incluso en democracias desarrolladas— hasta movimientos como #metoo que ha logrado reivindicar la causa feminista.

Yo añadiría uno más: la generación millennial, enfrentada a una economía implacable donde la estabilidad laboral y social es un desafío, influenciará cada vez más la dirección del mundo, conforme gane más espacios de poder.

El reto para este ‘mundo en cambio’ radica en balancear los aspectos positivos y negativos que trae consigo la mundialización de las sociedades humanas. Esto empieza por conocer y comprender los fenómenos responsables de estos cambios y cómo nos afectan.

Ése es el objetivo principal de esta columna. Un objetivo nada fácil, pero que en mi opinión vale la pena.

LinkedIn