Carlo MarioDioses
Punto de equilibrio Por Carlo Mario Dioses

Seamos francos: de vez en cuando a uno le gusta quedarse el fin de semana en Lima y no ir a la playa para disfrutar de la tranquilidad de una ciudad con menos tráfico y gente. Es una bendición ir al supermercado un domingo por la mañana y pagar sin hacer colas. Eso hice este último fin de semana y aproveché para ir entre sábado y domingo a cuatro restaurantes para aprovechar las tardes soleadas y las frescas noches del verano. Comida marina e italiana fue la elección, todo en Miraflores. Al término de esta experiencia tengo tres reflexiones que quiero compartir.

La primera, es que si sigo comiendo así no bajaré de peso. La segunda, que es increíble cómo jóvenes venezolanos han encontrado un mercado laboral casi natural en los restaurantes, pero no abordaré más este tema porque no es el fondo de esta reflexión. La tercera, que ningún restaurante me dio boleta de pago. En todos me trajeron una precuenta donde claramente dice que “este documento no tiene validez tributaria” y, luego de pagar con mi tarjeta de crédito y entregar la propina respectiva, me dijeron amablemente “gracias y vuelva pronto”. ¿Y dónde está mi boleta me pregunté? Estos chicos están bien entrenados para no ofrecerla a menos que uno la pida.

Sigamos siendo francos: a los peruanos nos da pereza pedir un comprobante de pago a pesar que entendemos que no hacerlo genera que el restaurante evada impuestos con nuestro consentimiento. ¿Dónde están los funcionarios de la Sunat que no ven esto? ¿No salen a almorzar o cenar? Por su puesto que lo hacen, pero claramente no tienen una estrategia de fiscalización efectiva y en los últimos años  han optado por lo más fácil: fiscalizar recurrentemente a las mismas empresas, sobre todo a las que ya les encontraron faltas. Es más fácil, seguir poniendo multas a las mismas.

La Sunat está desesperada por la caída de la recaudación. El año pasado los tributos internos bajaron en 2%, en parte por la desaceleración, pero también por la displicencia en fiscalización de sectores donde realmente se necesita poner el ojo.

Dejo un último tema de reflexión: ¿La Sunat está revisando correctamente el tratamiento de las propinas y de recargos por consumo? Uyuyui.