José CarlosRequena
Riesgo político Por José Carlos Requena

En los últimos días, en medio de la amplia cobertura proporcionada a la emergencia ocasionada por huaicos y desbordes, dos hechos han pasado algo desapercibidos: la renuncia de Rolando Luque, ahora ex jefe de la Oficina de Diálogo y Sostenibilidad (ONDS), y la primera entrevista brindada por el viceministro de Gobernanza Territorial, Javier Fernández-Concha. No son hechos menores, dado el profundo impacto que suelen tener los conflictos sociales en la actividad productiva del país, en especial en el referido a las industrias extractivas. Según de la Defensoría del Pueblo, a marzo de 2017, siete de cada diez (68.1%) conflictos sociales tienen su origen en torno a demandas socioambientales, referidas a industrias extractivas.

Oficina de Diálogo: ¿No hay quinto malo?

El 31 de marzo, el diario oficial El Peruano publicó la resolución que aceptaba la renuncia de Luque como jefe de la ONDS, tras seis meses en el cargo. El nombramiento de Luque, quien había acumulado una dilatada experiencia como observador y gestor de conflictos, había despertado cierta expectativa tras los más de dos meses que el Ejecutivo tardó en nombrar o confirmar a alguien en dicho cargo. Luque era la quinta persona nombrada en el cargo.

JefesONDS_BS

Rol de ministros

Instalado en el cargo a inicios de octubre de 2016, Luque –que conservó a varios ejecutivos de la gestión de su predecesor, José Ávila– tuvo que lidiar, entre otros, con los conflictos de Las Bambas (el primer fallecido de la gestión de Pedro Pablo Kuczynski) y la larga protesta fluvial de Saramurillo. En ambos casos, Luque trabajó de cerca a varios ministros, incluyendo el premier Fernando Zavala, y hasta al asesor presidencial Jorge Villacorta (de breve paso en dicho cargo), con quienes tuvo que establecer alguna relación que nunca terminó de parecer totalmente estrecha.

Un viceministerio más qué importa

No debió haber sorprendido, por ello, la creación de un nuevo viceministerio al interior de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM). A inicios de marzo, la PCM modificó su Reglamento de Organización y Funciones (ROF), concretando la creación del Viceministerio de Gobernanza Territorial (Decreto Supremo 022-2017-PCM). En ese entonces, Luque tenía cinco meses en el cargo. Se nombró como el primer encargado de este viceministerio a Javier Fernández-Concha, un abogado proveniente de la actividad minera. Luque reportaría, brevemente, a Fernández-Concha.

Cinco conflictos

La primera aparición mediática de Javier Fernández-Concha no ha sido del todo afortunada (El Comercio, 7 de abril). Si bien tiene el mérito de haber querido sincerar el manejo de conflictos desde el Estado (su crítica a las mesas de diálogo, aunque inoportuna, no es desatinada; el respeto a la ley al que aspira es encomiable, aunque quizás poco realista), quedará marcada como una simple nueva contabilidad: ver cinco conflictos cuando se han venido reportando más de 200. Más importante, termina cargando su gestión hacia sólo uno de los tres sectores que le competen (los otros dos: descentralización y demarcación territorial).

Uno más, uno menos

Al margen de la contabilidad de conflictos, es relevante brindar una mayor estabilidad a quien suceda a Luque. Bajo distintas jefaturas, la ONDS ha pasado del activismo que le imprimió Vladimiro Huaroc cuando recién se instaló, lo que incluyó un mayor despliegue territorial, al marasmo de los últimos meses del humalismo, donde las mesas de diálogo se habían burocratizado notablemente (en algún momento se hablaban de 200). Gran parte del personal se mantuvo, pero perdió dinamismo por celos y ‘desinteligencias’ al interior del Ejecutivo.

Entre las cinco personas que han ocupado el hoy devaluado encargo, dos han superado el tiempo promedio de duración (310.4 días). El dato puede parecer anecdótico, pero la sostenibilidad de una oficina de esta importancia es un elemento fundamental para la gestión de los conflictos. Como se sabe, un entorno social propicio favorece el clima de inversiones.

JefesDuracion

Al cierre de este post no se conocía al sucesor de Rolando Luque. El viceministro Fernández-Concha parece tener un nuevo énfasis: que al plasmarlo tenga en consideración que tan importante como contar conflictos es saber con quién se cuenta.

LinkedIn