AlfonsoMontero
Riesgo y retorno Por Alfonso Montero

A fines del 2012, los inventarios de zinc en los principales warehouses globales se calculaban en 1.5 millones de toneladas. A mediados de agosto del 2017 se han reducido a 431,000 toneladas. Tres factores explican el agotamiento de inventarios:

1) el estancamiento de la producción china a partir del 2014, consecuencia del inicio de severas inspecciones medioambientales

2) el cierre de las operaciones de Lisheen, Brunswick, Perseverance y Century, que retiraron un millón de toneladas del mercado

3) el recorte de producción de Glencore, que retiró 500 mil toneladas de operaciones como Iscaycruz, Lady Loretta y MacArthur River, entre otras.

Entre el 2011 y el 2016, se estima que la demanda de zinc creció 13.6%, mientras que la oferta sólo lo hizo en 4.6%. En agosto el metal superó los US$3,000 por tonelada por primera vez desde el 2007. Jose Luis Tejeda, portfolio manager del fondo Credicorp Capital Recursos Naturales, opina que en el corto plazo es difícil que el precio caiga. Yo coincido.

En el pasado, los precios han subido con fuerza cuando los inventarios se acercan al nivel equivalente a diez días de consumo global. A comienzos de año, los inventarios bastaban para 19 días de consumo. Al ritmo actual de caída de inventarios, se estima que se llegará al nivel crítico de los diez días a mediados de setiembre. Para detener el alza de precios se requiere una respuesta de la oferta, que podría venir de dos actores: Glencore y China.

Glencore reintroducirá la producción de las operaciones mencionadas líneas arriba, pero es probable que lo haga de forma gradual, con cuidado de no golpear los precios. El factor imprevisible es China, principal consumidor y productor de zinc a nivel mundial. El mercado esperaba un incremento de la oferta en el 2016 que nunca llegó, y tampoco ha llegado en el 2017. En julio se reportó que la producción de zinc del país fue la menor de los últimos tres años. La firma de análisis Antaike, que se describe a sí misma como “líder en provisión de información de metales en China”, reporta que el inicio de inspecciones en las minas de zinc-plomo de la región de Sichuan ha provocado el cierre temporal del 60% de las operaciones, lo que implica una menor producción en agosto y setiembre.

La elección del vehículo de inversión para exponerse a una tendencia favorable del zinc no es sencilla. Trevali Mining es la compañía listada localmente con mayor porcentaje de producción de zinc respecto a su producción total (87%), pero viene con riesgos. La compañía tiene una capitalización bursátil de sólo US$450 millones, y está en proceso de venderle a Glencore el 25% del accionariado a cambio de operaciones mineras en Namibia y Burkina Faso, jurisdicciones poco familiares para los inversionistas locales.

Estos riesgos están compensados por la valorización. Gerardo Cabello, analista de Buyside Research de Credicorp Capital, proyecta que la compañía transa a un múltiplo de valor empresa/ebitda de 1.6x al 2019, por debajo de sus comparables globales. La valorización atractiva en un sector con demanda creciente y oferta estancada generan una interesante oportunidad de inversión.