AlbertoLoyola
Talento C-Suite Por Alberto Loyola

Imaginemos el siguiente escenario: nuestra organización es un startup que, debido a una agresiva y correcta estrategia a largo plazo, ha venido creciendo en los últimos tres años, llegando a alcanzar una participación de mercado del 20%. Asimismo, ha desarrollado una potente estrategia de posicionamiento que ha logrado el correcto “engagement” de su público objetivo, lo que ha causado que hoy la organización esté muy bien posicionada en el “top of mind” del mercado/consumidor.

El CEO es uno de los fundadores de la compañía y, desde el inicio, ha sido el propulsor para el desarrollo de una cultura de colaboración, trabajo en equipo y enfoque al consumidor. En cuanto a la toma de decisiones, el directorio de la empresa está representado por los dos fundadores y un amigo inversionista con foco en el desarrollo del negocio y en el establecimiento de las operaciones.

Dilema: El CEO y su equipo gerencial ven la oportunidad de extender las operaciones a otros países de la región, con una estrategia de diversificación e inversión de capital. Esto lleva a reflexionar sobre lo siguiente; ¿tendrá el directorio la experiencia, los conocimientos y el liderazgo adecuado para llevar a la organización a competir en mercados más complejos y asesorar adecuadamente al CEO en el camino al éxito?

Construyendo el Directorio

En situaciones de inicio y/o crecimiento, especialmente para organizaciones startup, es clave identificar el perfil de los miembros del directorio que necesita la empresa para asegurar el desempeño y lograr retornos de inversión. Asimismo, las capacidades de cada miembro deben ejercer un balance entre experiencia, conocimiento, diversidad y fit cultural, para que así aporten lineamientos al CEO, en temas como el diseño de la estrategia, gobierno corporativo, directrices para la inversion de capital, entre otros.

En ese sentido, el definir qué tipo de directorio necesita la organización, así como el reclutamiento de nuevos miembros, son dos actividades cruciales para la construcción de un Directorio Superstar. Para ello, es importante tener en claro qué es lo que se espera de cada uno de sus integrantes, así como tener una idea clara de su expertise que traen al directorio.

Por ejemplo, debo estar seguro que las expectativas de los potenciales candidatos se alinean a lo que la compañía espera construir en el largo plazo. Asimismo, es clave conocer a profundidad a cada candidato, y así poder identificar si existe un match entre el estilo del potencial director y la cultura de la empresa. Finalmente, dar doble click en la parte humana es transcendental en estos procesos, porque nos permitirá saber cómo es que la persona se va a comportar en situaciones de estrés, cuál es su perfil de habilidades para la cooperación activa, entre otros.

 Diversidad y Expertise

El balance y la diversidad de género entre los miembros del directorio es un elemento clave para tener diferentes puntos de vista al momento de discutir el desempeño y la dirección de la compañía. Generalmente, las empresas startups tienen entre tres y siete miembros. En ese sentido, un Directorio Superstar debería tener expertos en diversos sectores económicos relacionados al core business; asimismo, para dar orientación al CEO, por lo menos uno de los miembros del directorio debería ser un “former CEO”, quien, tentativamente, podría convertirse en el coach del gerente general.

Es de recalcar que el proceso de elección de candidatos en empresas startups, mas que considerar traer gente prestigiosa o conocida en el mundo empresarial, se debe incorporar directores con la experiencia y conocimiento adecuados para asegurar la viabilidad y sostenibilidad de la organización. En ese sentido, la actividad de networking es crítica para tener candidatos potenciales, en el caso se desee reemplazar a un miembro del directorio en el futuro.

Reflexiones finales

Para concluir y no confundir, el CEO es el responsable de la estrategia y dirección de la organización, así como de informar al directorio sobre las acciones de la compañia. Mientras que el directorio —hablando de manera general—, tiene la responsabilidad de representar a los accionistas y fundadores, dar luz verde o no a las recomendaciones del equipo gerencial sobre la dirección corporativa, así como contratar y despedir al CEO si las circunstancias lo ameritan.

Finalmente, para lograr un crecimiento sostenido y apalancar la estrategia, el directorio debe tener la capacidad para mantener la confidencialidad y, sobre ella, asesorar y guiar al CEO para alcanzar lo que más le convenga a la organización. Para eso se require de un Directorio Superstar plural que conozca muy bien el mercado, la cultura de la organización y los mercados donde la empresa está o estará compitiendo,  para así asegurar el crecimiento a largo plazo.

Y tú, ¿tienes un Directorio SuperStar?

 

CFA Institute

Author: Alberto Loyola is Managing Director of Global Talent Partner; He serves as a trusted advisor to executives to assess leadership development, talent management, organizational change to achieve their mission, strategy and transform organizations

Connect and/or follow him on LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/albertoloyola/ ; alberto.loyola@globaltalentpartner.com/

LinkedIn