AlbertoArispe
Viva la Bolsa Por Alberto Arispe

“El interés compuesto es la octava maravilla del mundo. Aquel que lo entiende lo gana, aquel que no, lo paga”
Anónimo

La mayoría de peruanos que conozco cree que la inversión en bolsa es un juego o una timba. Lo ven como algo súper riesgoso, algo lejano. Esta es una de las razones principales, en mi opinión, por la que la negociación en la Bolsa de Valores de Lima (BVL) es menor al 2% del PBI, mientras en otros países de la región esta cifra supera largamente el 5% (Colombia), 10% (Chile), 30% (Brasil).

Lo más triste es que las personas que piensan así están equivocadas. Al pensar así, ellos están perdiendo dinero y están dejando de tener una vida futura económicamente más estable, y el país está perdiendo de tener un mercado dinámico que financie empresas que creen empleo, paguen impuestos, incrementen el PBI, entre otras bondades.

Ahorrar en la bolsa

Una persona puede claramente ahorrar en la bolsa. Es fácil. Puede abrir una cuenta en una Sociedad Agente de Bolsa (SAB), regulada por el Estado, rápidamente, recibir asesoría de un representante autorizado por el Estado y ordenar la compra de valores (acciones y/o bonos). Luego puede recibir información sobre el mercado de esta SAB y puede seguir su cartera desde la página web de esta misma casa de bolsa. No es complicado.

El ahorro en bolsa es una forma de ahorro responsable. Si uno compra acciones con fundamentos y espera con paciencia tendrá un retorno atractivo. Vamos a las estadísticas. Lamentablemente no existe un índice peruano replicable antes de 2007, en que se crea el INCA, por ello, hemos escogido una canasta de acciones de empresas de primer nivel, representativas de la BVL que cotizan en bolsa desde inicios de siglo. Si en enero del 2000 un inversionista compró US$10,000 en una cartera compuesta por las 5 acciones más representativas de la demanda interna peruana en los últimos 18 años (BAP, ALICORC1, GRAMONC1, CPACASC1, LUSURC1), hoy día esa cartera valdría US$209,117. Es decir, la cartera hubiera tenido un retorno acumulado de 1,992% en dólares, con un rendimiento promedio anual en dólares de 18.4%.

Asimismo, si una persona hubiese puesto su dinero en el banco al 2% anual en dólares, hoy tendría US$ 4,282. Y si  un individuo hubiese comprado bonos corporativos de bajo riesgo de mercados emergentes al 5% al año, hoy tendría US$23,300.

Es decir, ahorrar adquiriendo acciones de las empresas más grandes del país trae retornos muchos más altos que ahorrar en el banco o comprar bonos, pero el riesgo es más alto también. El riesgo principal está en que al Perú le vaya mal económicamente y si es así, sin lugar a dudas, a las empresas que operan en el Perú, también les irá mal. Pero si es así nos irá mal a todos invirtamos donde invirtamos, ya sea en departamentos, en terrenos, en bodegas, en todo activo nacional. Si al Perú le va mal, las acciones peruanas caerán de precio.

Obviamente, los precios de las acciones de las empresas que cotizan en la BVL son volátiles.  Eso puede ser visto como un punto negativo para muchos, pero en realidad es totalmente favorable que así sea. Y es favorable porque la volatilidad es muestra que es un mercado líquido. Como millones de personas todos los días dan órdenes de compra/venta por diversas razones, los precios cambian muchas veces durante el día y obviamente, muchas veces durante el año. Eso beneficia a los inversionistas pues siempre encontrarán a un comprador para sus acciones (al menos que uno planee invertir US$20 millones, con lo cual si puede demorar algunos días vender en la BVL). Y señores, la liquidez de un activo es algo muy importante. Poder venderlo cuando uno desea es algo que no tiene precio.

Y aquí viene el segundo riesgo. Si uno necesita vender y justo esto coincide con una caída del mercado por temas globales o de coyuntura económica, efectivamente puede perder una parte importante de su inversión. Por ello, uno debe invertir lo que no va a necesitar por muchos años.

Es decir, invertir en bolsa, en modo ahorro, permite ganar más que el banco, estar más diversificado que el banco y tener liquidez casi igual que la del banco. Y definitivamente invertir en bolsa, en modo ahorro, permite estar más diversificado que invertir en un terreno o departamento y definitivamente brinda más liquidez que invertir en un terreno o departamento.

¿Por qué entonces la gente no invierte en bolsa a modo ahorro? Porque tiene miedo, pues uno tiene miedo a lo que no conoce. Y la culpa la tenemos las sociedades agentes de bolsa (SAB), la BVL y la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV). En ese orden.

Miedo 1: ¿Y si me estafan?

Las SAB estamos regulados por la SMV, como los bancos por la SBS. Uno puede invertir en bolsa yendo directamente a una SAB o yendo a un fondo mutuo (también regulado por la SMV) que invierta en acciones. El regulador es muy exigente. El riesgo de estafa, si usted toma las debidas precauciones, que siempre se deben tomar, invierta donde invierta, es bajo.

Miedo 2: ¿Y si no me asesoran adecuadamente e invierto mal?

Esto es más subjetivo. Muchas veces las casas de bolsa no asesoran adecuadamente a los clientes, principalmente porque no enfatizan los riesgos de la inversión. Pero también es cierto que muchas veces los clientes toman riesgos que no deben tomar (al final son mayores de edad y en pleno uso de sus facultades mentales) pese a la información que se les brinda y luego reclaman cuando pierden. Hay personas que me dicen quiero invertir en acciones y ganar 20% al año, pero no quiere perder, bajo ningún aspecto. Eso es imposible. Mientras más alto es el retorno esperado, mayor será el riesgo. Recomiendo ir a varias SAB, conocer a los representantes, pedir recomendaciones, ver la reputación de cada una. Hay 25 para escoger.

Miedo 3: Es una timba, no estoy para eso

La inversión en bolsa no es una timba necesariamente. Si yo deseo comprar en el piso, vender en el pico, volver a comprar en el piso y vender nuevamente en el pico del mercado, si es una timba. Nadie sabe cuáles son los pisos y cuáles son los picos. El mercado NO puede ser manipulado fácilmente, como mucha gente cree. Nadie sabe qué pasará mañana o pasado mañana. Nadie puede asegurar rentabilidad en los próximos seis meses. Nadie.  Si usted quiere invertir dinero para “ver donde gana en dos meses” está timbeando. Si usted quiere subirse a la ola de la subida del cobre y del zinc y desea comprar acciones de determinada minera hoy y vender 30% arriba porque es muy probable que el mercado suba por la coyuntura también está timbeando. Puede tener suerte como no tenerla.

Pero si usted tiene dinero y quiere ahorrar, eso no es timba. Si usted compra canastas de acciones de empresas que tienen buenas perspectivas de crecimiento, buenas gerencias, que compiten en mercados dinámicos usted estará invirtiendo en base a fundamentos. Si usted está dispuesto a esperar si el mercado baja, invertir un poco más cada cierto tiempo, armar una especie de fondo de largo plazo, y aprender un poco sobre el mercado, usted está ahorrando. Y si la economía del país va bien y si usted acierta en su análisis, ganará en el largo plazo. Y ya hemos descrito cuanto puede ganar. Claramente más que en otras inversiones. Obviamente siempre hay riesgos, pero si compra acciones de empresas cuyos ingresos dependen del crecimiento del mundo sólo una debacle mundial sostenida lo hará perder. Y si eso ocurre, créame, que habrá otras cosas más importantes de que preocuparse.

Para ir al grano, si usted cree en el futuro económico del Perú puede comprar acciones de Banco de Crédito del Perú, Interbank, Cementos Pacasmayo, Alicorp, Enel Generación, Southern Copper, Minsur, entre otras compañías muy grandes, y ser socios de grupos como el Grupo Romero, Grupo Brescia, Grupo Hochschild y Grupo Rodríguez Pastor. Si ellos ganan 20%, usted ganará lo mismo. Obviamente que existe un riesgo, no hay lonche gratis, pero ¿no es razonable invertir como socios de estos señores que tienen probada experiencia de negocios?

Invertir a futuro en modo ahorro no es una timba. Invertir a futuro en la BVL es ser responsable. Es guardar dinero para cuando uno se jubile y vivir de ese dinero dignamente sin depender de nadie. Es diversificar su patrimonio responsablemente. Y por último es bueno para el país, pues brinda liquidez a un mercado que puede financiar empresas, proyectos, etc.

Si usted desea ahorrar para cuando sus niños vayan a la universidad en 15 años, invierta en la BVL. Si usted desea ahorrar para su vejez, invierta en bolsa. Si usted desea invertir a largo plazo, por la razón que fuese, invierta en bolsa.

Ahora, si usted es amante al riesgo, le gusta la adrenalina, tiene un patrimonio grande y puede darse ciertos gustes, también puede timbear en bolsa. Eso ya depende de usted. Timbear no es algo malo, depende de la aversión al riesgo de cada persona.