AlbertoArispe
Viva la Bolsa Por Alberto Arispe

En agosto del 2017, escribí un post llamado “El cobre puede salvar a PPK y a la bolsa”. En ese momento, el precio del cobre cotizaba a US$2.87 y señalé qué podría pasar si el metal rojo llegaba a US$3.20. En los últimos seis meses, el precio promedio del cobre ha sido de US$3.13, acercándonos a US$3.20.

El cobre ciertamente no salvó a Pedro Pablo Kuczynski, pero si le está dando un soporte al crecimiento económico y a la Bolsa de Valores de Lima (BVL). A estos niveles de precio de cobre, las empresas mineras generan flujos de caja atractivos y retornos sobre el patrimonio generosos. Ello anima a los inversionistas a comprar acciones de empresas del sector y a exigir mayores reservas y mayores ganancias futuras. Esto último influye positivamente en la inversión en exploración, compra de activos, avance de proyectos, lleva a producción de activos que cuentan con Estudios de Impacto Ambiental, entre otros.  Y es esta inversión la que tiene un gran impacto sobre la economía peruana.

En el 2017, el 14% de la inversión privada ha sido inversión minera. La inversión en los otros sectores económicos también fue importante pero claramente la inversión minera es de las más relevantes. Genera empleo directo e indirecto, y la mayor riqueza del sector minero contagia a los demás sectores y termina incentivando un mayor consumo. El país gana cuando las empresas invierten.

Y así como gana la economía también lo hace la BVL. El impacto en el mercado es incluso más fuerte, porque a diferencia del PBI (donde la minería pesa 10%), en el índice S&P Peru General la minería tiene un peso de más del 30%.

Varias de las empresas mineras que están en el índice son importantes productoras de cobre (como Southern Copper o Cerro Verde). Y según podemos ver en el gráfico abajo, la correlación entre el S&P Peru General y el precio del cobre en los últimos diez años es muy estrecha.

Entonces, el rendimiento de las acciones peruanas se explica en mayor parte por (i) el precio del cobre y (ii) una política económica pro mercado que permite la explotación del cobre por parte de empresas privadas.  Mientras el precio del cobre suba y el segundo factor no se afecte, los precios de las acciones peruanas, todo lo demás igual, debe tender hacia arriba.

Ahora, para que el impulso sea mayor, el nuevo gobierno y el Congreso deben disminuir el ruido político y promover la inversión pública y privada en otros sectores como construcción e infraestructura. Ello tendrá un efecto multiplicador sobre la economía nacional.

Es así como las acciones nacionales pueden tener un buen 2018. En el 2016, el EPU, canasta de acciones representativa del mercado nacional, rindió 64% y en el 2017, 30%. En el 2018, este retorno podría ser algo menor, pero por tercer año sobre los dos dígitos.

En particular nos siguen gustando las acciones del Watchlist 2018: BAP, Alicorp, Pacasmayo, Ferreycorp, BVN, Milpo, Volcan y Trevali; y en general el EPU es una buena alternativa de ahorro debido a la diversificación de la cartera.

Los precios del índice S&P Peru General cotizan alrededor de sus variables históricas y aproximadamente 10% por debajo de su valor fundamental. No veo value plays, mas sí growth plays. El ratio precio/utilidad actual del índice más representativo de la BVL es de 20.3x (excluyendo eventos extraordinarios). Históricamente, este ratio se ha ubicado alrededor de 19x. Asimismo, esperamos un crecimiento de las utilidades 2018 vs 2017 superior al 20%.  Ello permitiría un crecimiento de precios alrededor de 15% para este año.

Mi Watchlist 2018 se muestra más atractivo. El P/E actual es de 18.2x y creo que habrá más crecimiento que en el índice. Si bien el rendimiento de mi Watchlist en el 2018 es de 5% vs el EPU de 9%, esperamos un mayor outperformance este año.

Mención a G&M

Deseo hacer una mención aparte a Graña y Montero. El Valor Fundamental de Kallpa para GRAMONC1 es de S/.2.83. Kallpa SAB siempre mantuvo un target entre S/.2.80 – S/.3.40, presentando upsides que parecían utópicos cuando el mercado le daba un valor de S/.1.45 – S/.1.80. Sin embargo, nuestra recomendación siempre fue “mantener”, debido al escenario complicado que viene afrontando la empresa y por la incertidumbre existente sobre el negocio futuro y sobre el pago del Estado sobre diferentes negocios como el Gaseoducto del Sur (GSP).

Hoy, tras 18 meses de estar negativo en Graña y Montero, me torno algo más positivo. Si bien mantengo mi preocupación por riesgo reputacional, caída del backlog, deudas financieras por la salida de GSP, monto y tiempo del pago del Estado por concepto del GSP, creo que la gerencia de Graña y Montero ha tenido una buena performance en lo que es venta de activos y manejo de una situación de crisis. La venta de US$300 millones en los últimos meses ha sido muy positiva, incluso sacrificando una joya como Stracon. Eso habla muy bien de la gerencia de Graña. La empresa tiene claro que para que haya largo plazo, deben mostrar solvencia hoy y lo están haciendo efectivamente.  Vienen haciendo caja, reduciendo deuda y están dispuestos a ser más pequeños, pero más sólidos. Un paso atrás, para luego dar dos adelante.

Graña y Montero cotiza hoy a S/.2.25. Para los amantes al riesgo, creo puede ser un buen momento para comprar acciones de Graña y Montero, siempre estando atento a los riesgos todavía existentes.