12 marzo 2018

Gobierno promulgó nuevo DU 003 que alcanza a las socias de Odebrecht

La ley faculta al Estado para suspender las transferencias al exterior de las socias de Odebrecht.

El gobierno promulgó el lunes 12 de marzo la norma reemplaza al Decreto de Urgencia (DU) 003-2017, vigente hasta el 13 de marzo, y abarcan a las empresas peruanas que hayan sido socias de Odebrecht.  La ley, llamada “ley que asegura pago de reparación civil a favor del Estado peruano en casos de corrupción” y numerada con 30737, fue aprobada la semana pasada por el Pleno del Congreso, tras semanas de debate. La publicación del reglamento, que aún debe perfilar algunos aspectos de la ley, saldría antes de los 30 días desde su entrada en vigencia.

La norma faculta al Estado de suspender las transferencias al exterior de las empresas que hayan admitido delitos por corrupción en agravio del Estado o que hayan sido sentenciadas por ello —a la fecha, sólo Odebrecht—, y de las empresas que se hayan asociado a Odebrecht en la adjudicación de contratos vigentes con el Estado. La medida alcanza a las empresas que, sin haber sido socias, asociadas o consorciadas en el acto de la adjudicación, hayan tenido dicha condición cuando se realizaron delitos de corrupción.

[ Lee aquí la ley que reemplaza al DU 003 ]

En el caso de las socias de Odebrecht, como Graña y Montero y JJC Contratistas Generales, se les obliga también a constituir un fideicomiso de garantía que garantice el pago de la reparación civil, implementar un programa de cumplimiento, y revelar información a las autoridades encargadas de la investigación. El fideicomiso se deberá constituir en un plazo máximo de 90 días hábiles. El monto del fideicomiso será hasta por el importe de la reparación civil que establezca la Procuraduría.

artículo relacionadoMEF sobre nuevo DU 003: "Con un 50% de retención se puede viabilizar las ventas"

La norma también alcanza a las empresas investigadas por el caso del ‘club de la construcción’ y dispone que éstas podrán someterse de forma voluntaria a un régimen de intervención de empresas, para ello deberán realizar la respectiva solicitud ante el Ministerio de Justicia.  “El acogimiento al régimen de intervención de empresas no enerva la responsabilidad penal o civil determinada por las instancias judiciales”, se señala. Las empresas que se acojan a dicho régimen deberán constituir un fideicomiso en 90 días hábiles (el monto a depositar es de un valor equivalente al íntegro de la utilidad atribuida a la empresa, derivada de su participación en el respectivo contrato de APP), revelar información a las autoridades e implementar programas de cumplimiento.

Otras disposiciones

La norma dispone que los fondos del fideicomiso servirán también para el cobro de deudas tributarias a favor de la Sunat, aunque se ordena a la superintendencia a levantar cualquiera medida cautelar que hubiera dispuesto para las empresas comprendidas en la lista publicada por el Ministerio de Justicia. De otro lado, se contempla que Odebrecht pueda pagar a sus proveedores con bienes muebles, siempre que los proveedores sean micros, pequeñas y medianas empresas. Las transferencias de bienes no estarán sujetas a retenciones mientras no superen las 100 UIT (S/.415,000) en valor.

Tal como se había adelantado en las sesiones conjuntas de las comisiones de Economía y Justicia, en la ley se señala que la Fiscalía puede celebrar un acuerdo de colaboración eficaz con las empresas—y ya no sólo con las personas naturales— y que como parte de dicho acuerdo se pueda permitir a dichas empresas seguir contratando con el Estado. Se trata de aplicar una excepción a la Ley de Contrataciones del Estado, que prohíbe que empresas condenadas por delitos en agravio del Estado, ya sea en el país o en el extranjero, concursen en licitaciones públicas.

Cabe precisar que existen algunas restricciones para que las empresas puedan acceder a este beneficio como parte de un acuerdo de colaboración eficaz, que debe haber sido aprobado durante la etapa de la investigación penal: haber cumplido con las obligaciones laborales y sociales y haberse comprometido con el cumplimiento de sus obligaciones tributarias en diez años o menos.

Artículos Relacionados