PatriciaCánepa
Diálogos de Carrera Por Patricia Cánepa

Sin querer, escuché que alguien decía sobre mí, “no tiene carácter”, y me congelé. No entiendo por qué dirían algo así.

Si no preguntas no lo sabrás, pero podría haber varios motivos: ¿estás siendo sumiso? ¿dices sí a todo? ¿cuestionas los puntos de vista de otros si no te hacen sentido? ¿defiendes tus ideas? ¿permites que te falten el respeto o se aprovechen de ti? ¿Otros se imponen sobre ti o tu equipo? Sería interesante saber si se están refiriendo a una situación puntual o a un comportamiento habitual.

Slideshare

La palabra “carácter” también puede tener una connotación negativa. Alguien con carácter puede ser visto como alguien duro, que se impone. Pero no tiene por qué ser así. En todo caso, el carácter se construye de poco a poco.

Para mí tiene mucho que ver con tener la integridad para hacer lo que es correcto y actuar con coraje, a pesar del miedo. Va de la mano con asertividad: valorar y compartir tus ideas y puntos de vista para hacerlos valer cuando sea necesario, con respeto, sin ofender.

friendsofebonie.com

Aquí va un ejemplo: hace unos días leí un artículo donde un miembro del comité ejecutivo o quizá un asesor le preguntaba al CEO “¿me has contratado para decirte lo que pienso, o me has contratado para decirte lo que quieres escuchar? Si es lo segundo, me estás pagando demasiado.”

Otro ejemplo es el de alguien que me contaba que con todas las cosas que le habían pasado, había aprendido a escuchar su voz interna y hacerse escuchar. Se había encontrado con todo tipo de personajes, y había llegado a la conclusión que no tiene sentido otorgarles mayor importancia sobre sus propias ideas y pensamientos.

Con los años, había aprendido que las cosas no tenían que ser lo que otros querían, que también tenía una voz y era su derecho, al igual que otros, de ser escuchada. Aunque esto implicara que no firmaría algún documento, por ejemplo, porque iba contra sus intereses y a pesar de la presión del grupo.

Credimarket

Me hizo recordar lo que leí en el clásico “Tus Zonas Erróneas” de Wayne Dyer: Cuando callas o le das mayor importancia a lo que dicen otros sobre tus propias ideas estás cediendo poder. Si lo haces conscientemente porque la persona argumenta con sustento y su propuesta convence, es diferente a hacerlo por temor o por validar las ideas de otros por encima de las tuyas, aunque esto no tenga mucho sentido. Ahí se cae en la sumisión. Debes preguntarte “¿por qué las ideas o punto de vista de otros van a ser mejor o más importante que la tuya?”.

170px-John_Shalikashvili_1997

El general John M. Shalikashvili, exjefe de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas Americanas, habló de las 3 C del liderazgo: “competencia”, “cuidado” y “carácter”, durante un discurso de graduación en la prestigiosa Academia Naval de Estados Unidos, semillero por excelencia de líderes. Él dijo lo siguiente sobre “carácter”:

“El líder debe saber distinguir entre el bien y el mal para poder actuar y asegurar el bien común. Para ello, es indispensable que sea una persona íntegra, porque la integridad es el timón que lo guiará en las turbias aguas de la incertidumbre y evitará que caiga en la tentación. Los subordinados no son tontos, se dan cuenta si su líder es honesto y lo respetarán o le quitarán confianza. Integridad, sobre todo.”

Finalmente, el carácter “es la fuerza que viene de adentro” como señala el video a continuación.

Artículo relacionado:
Las 4 C del liderazgo

LinkedIn