PatriciaCánepa
Diálogos de Carrera Por Patricia Cánepa

Acabo de contratar a un joven que mostró razgos de liderazgo en las entrevistas. Unas semanas en el puesto, veo que le falta criterio en sus intervenciones conmigo y contesta de manera desacertada.   Tengo un estilo horizontal, de puertas abiertas,  pero pareciera que no entiende que está en el trabajo y que soy su jefe. Ya le hablé pero quizá puedes compartir algunos tips.

A veces por falta de experiencia, se puede confundir un estilo horizontal de liderazgo con un estilo más bien informal.  Queda en ti armarte de paciencia y desarrollar esta faceta en tu colaborador, hacerlo entender la cultura corporativa, los valores de la empresa y lo que se espera de él.

Conversa con él para entender si no hay un problema más profundo detrás de sus respuestas y si se trata simplemente de falta de experiencia o criterio. Explícale por qué sus comentarios te desconciertan y cómo pueden afectar a otros o impactar negativamente en su imagen profesional. Ofrécete ayudarlo en sus esfuerzos para cuidar las formas y ayudarlo a tener éxito en el puesto, y sé claro sobre los cambios que esperas ver en él. Asegúrate que entiende el problema, las expectativas y que cuenta con tu apoyo.

Puedes sugerirle observar a un colaborador “modelo”. A este mismo colaborador, puedes pedirle que esté cerca al joven en cuestión, que lo oriente y le de retroalimentación oportuna.

Ayúdalo a entender la diferencia entre la comunicación asertiva que expresa los sentimientos y opiniones sin agredir a otros y la comunicación agresiva que hace lo mismo sin considerar los sentimientos de otros.

Refuerza el comportamiento positivo, felicítalo cada vez que sus intervenciones o comentarios son acertados.

Guardando las distancias, pregúntate cómo es percibido tu propio estilo, quizá, sin darte cuenta, estás dando muestras de un estilo más informal del que piensas.

La infografía a continuación resume un artículo que publiqué sobre las 7 cosas que no debes decirle a tu jefe, que puede servir de guía, entre otras lecturas, al mentor o colega modelo que le asignes.

Compleméntalo con un reciente artículo de Fast Company sobre el mismo tema, que señala 5 cosas que jamás debes decirle a tu jefe. Resumo 3  de las 5 frases ya que las otras 2 coinciden con la infografía :

  1. Eso no fue lo que me dijiste. Sugieren no insistir que el jefe tiene la culpa o está equivocado y manejarlo de manera más sutil. Recomiendan mostrar la documentación o el email con las indicaciones originales, por ejemplo, y decir algo como “Pensé que estaba siguiendo tus instrucciones. Por favor muéstrame dónde me equivoqué y veamos cómo podemos resolver el problema.” De esta manera no lo expones.

2. No es mi culpa. Sugieren asumir la responsabilidad, aunque no se tenga culpa directa. En vez de decir “Juan me dio las cifras equivocadas” y exponer a un colega, plantean decir algo como “Debí revisar a más profundidad los números que me proporcionaron, haré los cálculos nuevamente y te daré un estimado más acertado.” El jefe valorará la madurez profesional.

3. No es justo. Recomiendan entender que la vida en general no es justa y lo mismo sucede en el trabajo. En un caso donde, por ejemplo, le piden a alguien quedarse a trabajar extra y no se lo piden a otros, recomiendan evitar quejarse porque pueden no conocer la carga o los sacrificios que pueden estar asumiendo los colegas; o, por el lado positivo, los planes que el jefe pueda tener para ti.

Google Images: www.patriciacanepa.com, geraldwalshassociates.com

Artículos relacionados
Frases que debes evitar en el trabajo
Me piden suavizar mi estilo en el trabajo
Lidiando con los negativos en el trabajo

LinkedIn