EnriqueCastellanos
Financieramente Por Enrique Castellanos

Tal como previmos, el 2018 fue un año complicado para las inversiones financieras, tanto en el plano local como en el internacional. La guerra comercial iniciada por EEUU, la subidas de tasas de interés y la desaceleración económica en China presionaron la bolsa norteamericana a la baja y esto a su vez generó un efecto contagio a nivel mundial.

Así, los principales índices bursátiles de EEUU registraron, por primera vez desde la crisis del 2008, sendos retrocesos del orden del 4% al 6% en el año que terminó. En forma similar, las bolsas de Europa, Japón y China también presentaron importantes retrocesos en forma generalizada, del 10% al 20% medido en dólares durante el 2018.

Localmente, los principales indicadores de la Bolsa de Valores de Lima (BVL), el Índice General y el Índice Selectivo también retrocedieron en promedio en un 6% en dólares durante el 2018. Con ello arrastraron a las AFP, que también tuvieron rendimientos negativos en dólares del 4% para el Fondo 1 y hasta del 8% para el Fondo 3.

TIPO DE CAMBIO

Durante el 2018, el dólar norteamericano se fortaleció respecto a casi todas las otras divisas internacionales, debido a las sólidas cifras del PBI norteamericano y a las permanentes subidas de la tasa de interés de la Reserva Federal de EEUU. Esta tendencia no fue ajena al sol peruano, que se devaluó en 4% durante el año que pasó.

Sin embargo, este 2019 la tendencia alcista del dólar habría llegado a su fin debido, principalmente, a que el mercado ya descontó todas las potenciales subidas de tasas de interés y a que se espera un crecimiento más moderado en el PBI de EEUU. En el plano local, se espera una ligera recuperación en los precios de los metales (cobre, plata, zinc), lo cual favorecería nuestro PBI, mejoraría la balanza comercial y tendería a fortalecer el sol.

Considerando lo anterior, los tesoreros de la banca local estiman que el tipo de cambio sol-dólar se comporte de manera horizontal e incluso que pueda haber una ligera revaluación del sol durante este año, con lo que nuestra moneda debería cerrar el siguiente diciembre en un rango de S/3.35 a S/3.43 por dólar.

En este escenario, a nivel de nuestras decisiones de inversión de corto plazo, recomiendo sobreponderar las inversiones en soles versus la de dólares. Así, los depósitos a plazo a seis meses o a un año en moneda local, a tasas cercanas al 6%, deberían ser las más rentables.

RENTA VARIABLE

En cuanto al mercado de acciones, creo que el 2019 nos trae más de lo mismo. Es decir, el ajuste en los mercados que se inició en el 2018 –especialmente en el ultimo trimestre– debería continuar. La guerra comercial iniciada por EEUU, mediante la cual gravó con aranceles a los productos chinos con un valor de mercado superior a los US$250 mil millones y a las importaciones de acero de Europa, Canadá y México, la desaceleración de la economía norteamericana y las altas tasas de interés, continuarán teniendo un efecto negativo en los mercados durante este año.

En este sentido los principales índices bursátiles de EEUU, el Dow Jones y el S&P 500, deberían tener otro año de ajuste, con rendimientos ligeramente negativos o cercanos a cero.

Por lo anterior, mantengo mi recomendación de tomar ganancias y/o posponer nuevas inversiones en acciones durante el 2019. Sin embargo, puntualmente y con una visión de largo plazo (cinco años), se podría tomar posición en algunas acciones americanas con fundamentos muy sólidos, en particular me refiero a acciones como: Amazon, Spotify (plataforma musical vía Internet), 3M (productos industriales y de salud diversos), Abbvie (farmacéutica) y Alphabet (Google) en tecnología. En cuanto a acciones europeas, los especialistas se inclinan por nombres como los de Nestlé (alimentos), BNP Paribas (banca), AXA (seguros), Novartis (farmacéutica) y Total SA (energía).

Este 2019 tampoco sería un buen año para el mercado peruano de acciones. La creciente globalización de los mercados financieros la ha quitado atractivo a la Bolsa de Valores de Lima, por lo que cada día es más difícil atraer nuevos inversionistas, lo que se traduce en montos negociados marcadamente decrecientes en la última década. No obstante algunos nombres tipo Credicorp (Banco de Crédito) o Cerro Verde (jugando a la recuperación en el precio del cobre) son inversiones sólidas en el mediano plazo.

RENTA FIJA

Al ser este 2019 un año de ajuste para el mercado de acciones, las inversiones en renta fija (bonos) cobran atractivo. Las últimas subidas de las tasas de interés han hecho que estos instrumentos tengan rentabilidades interesantes a plazos no muy largos. Dentro de la categoría de bonos, salvo que el inversionista en cuestión tenga un perfil muy conservador, prefiero los títulos de mercados emergentes versus los de mercados desarrollados por tener una mejor rentabilidad con un riesgo calculado.

En este sentido, una cartera de bonos latinoamericanos en dólares con plazos de vencimiento promedio de cinco años puede rendir anualmente entre 5% al 7%. En particular los bonos de bancos peruanos (BCP, Banco Continental o Scotiabank), dada la solvencia de nuestro sistema financiero, se presentan como “inversiones seguras”. Asimismo, se debería también considerar invertir en bonos en dólares de las principales corporaciones y bancos de países como Brasil, Colombia, México y Chile que ofrezcan una buena mezcla de riesgo-retorno.

EN RESUMEN

Todo parece indicar que para este 2019 continuaría la corrección de precios iniciada durante el año pasado en los mercado bursátiles. Al final, este tipo de ajustes pueden verse como positivos, pues eliminan burbujas y exuberancias en el comportamiento de acciones con pocos fundamentos. Las tasas de interés parecen haber alcanzado sus niveles más altos, por lo que tomar posición en bonos en dólares sería lo recomendable. Igualmente, a nivel local, el dólar dejaría de subir, con lo que las inversiones de corto plazo en moneda nacional se vuelven interesantes.