AndrésCalderón
Medio Legal Por Andrés Calderón

En tiempos en que se discute sobre la concentración de los medios de comunicación y el efecto que esto puede tener en la cobertura periodística y la satisfacción de los consumidores, me pareció interesante analizar la reciente encuesta realizada por la empresa Ad Rem y encargada por Concortv (Consejo Consultivo de Radio y Televisión) sobre las actitudes, hábitos y opinión de las personas en relación con la radio y la televisión en el Perú. Aquí la encuesta y aquí el estudio.

Los resultados de dicha encuesta muestran que la televisión sigue siendo el medio de comunicación más utilizado por los peruanos (97% los fines de semana y 99% de lunes a viernes), seguido por la radio (81% y 85%, respectivamente), medios a los que dedicamos diariamente en promedio 3 horas 20 minutos, y 2 horas con 53 minutos, respectivamente.

Sin embargo, pese a esta preferencia y consumo de la televisión y la radio, todavía existe un alto grado de insatisfacción (superior al 60%), que se pone de manifiesto en la percepción de la gente sobre contenidos inadecuados que se transmiten en estos medios (violencia, trato discriminatorio, insultos, contenidos de adultos en horario familiar, etc.).

Esta insatisfacción se manifiesta en particular respecto de los contenidos noticiosos en televisión. Por un lado, sobre los contenidos, menos de la mitad (47.7%) de los encuestados perciben que los noticieros informan adecuadamente; un 43.9% cree que los noticieros televisivos no profundizan ni hacen investigación; para un 85.3% las noticias estarían muy focalizadas en Lima. Por otro lado, sobre las motivaciones de los noticieros televisivos, el 69.1% cree que responden a intereses empresariales y el 63.4% cree que son manejados por autoridades políticas.

Y, como la insatisfacción o necesidad genera demanda, habría un espacio para contenidos televisivos -especialmente noticiosos- que no está siendo cubierto por la oferta actual. ¿Quién puede ocupar dicho espacio? La televisora estatal estaría interesada.

Captura de pantalla 2013-11-06 a la(s) 05.50.26

Si bien la encuesta revela que la mayoría de personas considera que la programación de Tv Perú y Radio Nacional es buena o muy buena (68%), lo cierto es que solo un 15% sintoniza Tv Perú todos los días y solo un 4% escucha Radio Nacional diariamente. Y es que la afinidad de estos medios con los gobiernos de turno dan razones suficientes para desconfiar de su cobertura noticiosa. El propio estudio de Concortv revela que un 76% cree que Tv Perú es un canal vocero del gobierno de turno.

En un post publicado en Enfoque Derecho, yo criticaba la intervención estatal en la industria periodística -en particular, a través de empresas estatales de medios (ver aquí). Ciertamente, los resultados de la encuesta de Concortv avalan mi argumento de que las personas no acuden a los medios estatales como fuentes de noticias.

¿Qué podemos hacer entonces para cubrir la demanda insatisfecha? Una alternativa podría ser que la intervención estatal sea menos directa. Podría, por ejemplo, destinarse un fondo con recursos públicos que financie el periodismo de investigación sobre la base de criterios de demanda (se paga más a los reportajes más vistos y a los que reciben un mejor calificativo). Los profesores Ackerman y Ayres apoyan esta alternativa aquí.

Otra alternativa, si es que se mantiene la existencia de medios de comunicación estatales –una opción más realista, si se tiene en cuenta que los recientes gobernantes, desde Fujimori hasta Humala, pasando por García y Toledo, han sido muy proclives a utilizar los medios estatales a su favor-, es dotar a estas entidades de mayor independencia: que representantes de la sociedad civil participen en el nombramiento de sus consejos directivos, que sus altos directivos no puedan ser removidos sin causal por el gobierno de turno, que tengan autonomía presupuestaria, e incluso que su presupuesto dependa en gran medida de los niveles de satisfacción del público. En buena cuenta, hacer que los medios estatales sean más dependientes de los consumidores y menos del gobierno.

Por twitter, estamos en @MedioLegal