AlexanderMüller
Reflexiones de política monetaria Por Alexander Müller

Esperamos un recorte de la tasa de interés del Banco Central de Reserva (BCR) en marzo y que se mantenga durante el 2018. Esto se dará por dos razones: la dinámica de la actividad económica y de la inflación.

En marzo el BCR cortará la tasa porque los últimos datos de crecimiento decepcionaron y la inflación no sólo baja por reducciones de choques de oferta sino por una brecha de producto negativa.

Después de eso la tasa se mantendrá porque la economía se recuperará en el 2018. Los precios de los metales son bastante más importantes que el ruido político y empujarán la economía hacia arriba. El estímulo fiscal, a pesar de ser más lento que lo esperado, impulsará el crecimiento por el incremento de por lo menos 10% en la inversión pública. Así, pronosticamos un crecimiento positivo para el 2018 de 4%.

Por otro lado, en el transcurso del año, la inflación debe subir al menos por efecto base. Matemáticamente, el hecho de haber tenido tasas de inflación mensuales tan bajas en el segundo y cuarto trimestre del 2017 hará que la inflación suba en los mismos trimestres del 2018. La recuperación de la economía también le daría soporte a los precios, pero de manera más gradual. En el corto plazo, creemos que la inflación bajará a menos del 1% en marzo, pero luego subirá y cerrará el año en 2.2%.

El desempeño del crecimiento estaría sujeto a riesgos. En un escenario de vacancia se reduciría el crecimiento en alrededor de 0.5 puntos porcentuales. Y si no prospera el proyecto del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para reemplazar el DU 003, se crearían riesgos para el crecimiento del sector construcción y reduciría nuestro estimado.

El riesgo de aumentos en la tasa de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) no será tan influyente. Si bien podrían impactar, el sol peruano está bien anclado gracias al bajo déficit de cuenta corriente y los altos precios de los metales.