MauricioOlaya
Directores al Día Por Mauricio Olaya

¿Cuál es la novedad?

En el marco de las facultades delegadas otorgadas al Ejecutivo, se ha aprobado una disposición cuya intención es facilitar al Indecopi la posibilidad de descubrir prácticas dirigidas a distorsionar el libre funcionamiento del mercado.

Para ello se le está permitiendo establecer un “programa de recompensas económicas” que incentive a personas naturales a brindar información clave que permita detectar y sancionar carteles ilegales entre competidores. A estos “delatores” se les otorgaría una suma de dinero que premie su denuncia garantizando además la reserva de su identidad (esto con la finalidad, por ejemplo, de evitar “represalias”).

Así, con esta nueva normatividad, los trabajadores, asesores, colaboradores, clientes o proveedores de una empresa, tanto con una relación vigente como concluida, que hubieran detectado la existencia de acuerdos con una o varias empresas competidoras para fijar precios, repartirse clientes, repartirse áreas geográficas de mercado o cualquier otro que tenga por finalidad reducir o eliminar la competencia en perjuicio de consumidores, clientes en general o proveedores, tendrán la posibilidad de recibir un significativo incentivo para acudir al Indecopi y denunciar tales hechos.

Como es fácil advertir, este “programa de recompensas económicas” hará más sencillo el rol investigador y sancionador del Indecopi que, en caso de detectar conductas anticompetitivas como las descritas ¡podrá sancionar con multas de hasta 1,000 UIT (actualmente alrededor de S/4 millones)! o, incluso, con multas que superen este monto en casos considerados muy graves.

¿Cuál es el impacto en directores o CEO?

Los impactos son los siguientes:

  1. Incremento de riesgos: en la medida que las personas se encontrarán incentivadas para denunciar la existencia de las conductas anticompetitivas antes indicadas.
  2. Económico: porque además de la sanción que puede imponerle Indecopi a la empresa, podrá imponer una multa de ¡hasta 100 UIT! (actualmente alrededor de S/400,000 ) a sus representantes legales, órganos de dirección (directores) o administradores (CEO), en caso hayan participado en la planificación o realización de conductas contra la libre competencia.
  3. Legal: en la medida que los accionistas que se sientan perjudicados como consecuencia de las sanciones impuestas a la empresa podrán pretender accionar contra sus representantes legales, directores o administradores por la acción u omisión en la que hubiesen incurrido y que los habría afectado indirectamente a través del referido perjuicio a la empresa.
  4. Reputacional: de más está decir, como ya se ha podido apreciar de casos anteriores, que las resoluciones emitidas por el Indecopi sobre estas materias tienen una amplia difusión mediática y son públicamente notorias afectando tremendamente la imagen del director, administrador o representante legal.

¿Qué deberían hacer directores o CEO para mitigar los impactos?

No olvidemos que nuestro rol como directores y más aún CEO de una empresa nos impone ciertos deberes fiduciarios y nos exige, como máximos órganos de administración, velar por la adecuada conducción de la empresa, promover el cumplimiento del marco regulatorio y proteger el patrimonio de los accionistas hasta donde sea posible y razonable.

Recomendaciones:

  • Informémonos correctamente de lo que se puede hacer o no en el marco de la libre competencia. ¿Qué se puede acordar o no a través de cláusulas de non compete, exclusividad o similares? ¿cómo debemos comunicarnos en el contexto de nuestros diálogos sobre el comportamiento del mercado con representantes de otras empresas de la misma industria? En general, para evitar problemas primero debemos conocer cuál sería el problema.
  • Luego de ello, evaluemos y promovamos al interior de la empresa la implementación de programas de cumplimiento (compliance) en materia de libre competencia, a través de los cuales se incorporen en todos los instrumentos de la empresa (procesos, manuales, códigos de ética, contratos con personal, capacitación y otros) disposiciones que rechacen frontalmente y prohíban la adopción de cualquier acto, medida o práctica anticompetitiva en la empresa.

¡Hasta la próxima!